Cómo perfeccionar la estrategia empresarial

Politicas

Definición de conceptos relacionados a la estrategia empresarial

  1. Actividad (de mejora). Es la acción realizada por una persona en una fecha determinada para contribuir al cumplimiento de un proyecto de mejora. La realización de varias actividades debidamente diseñadas conforman e integran un proyecto de mejora. Algunos ejemplos de actividades son: Contratar a un vendedor, realizar una auditoria en una sucursal, elaborar un procedimiento, etc.
  2. Amenaza. Es todo aquel evento del medio ambiente que de presentarse podría afectar negativamente los resultados estratégicos de la organización en forma significativa. La Amenaza no está bajo el control de la organización, depende de terceros. Por ejemplo: la presencia de competidores extranjeros, la devaluación, el desarrollo de productos sustitutos que nos compiten, etc.
  3. Competidor. Es cualquier persona u organización (presente o futura) que ofrece productos similares o sustitutos a nuestros clientes y mercados.
  4. Competitividad. Es la capacidad que posee una organización para incrementar o consolidar su presencia en el mercado. La competitividad tiene que ver con resultados cuantitativos como: participación de mercado, ventas, cobertura de mercado, número de sucursales / franquicias, número de clientes, etc. La competitividad varía a través del tiempo y la organización debe estar haciendo siempre un esfuerzo consciente para incrementar o consolidar su presencia en el mercado. La falta de competitividad lleva a la organización a un estado de vulnerabilidad.
  5. Debilidad. Es todo aquel aspecto o actividad que realiza la organización con un bajo grado de eficiencia. La Debilidad está bajo el control de la propia organización. Por ejemplo: escasa cartera de clientes potenciales, alto nivel de rotación de personal administrativo, poca lealtad de los clientes, mucho producto obsoleto, proveedores poco confiables, etc.
  6. Estrategia empresarial. Es el conjunto de conceptos y lineamientos que utiliza la organización para sobrevivir y crecer, y para obtener productividad en el presente y asegurar su sustentabilidad en el futuro. La estrategia empresarial esta conformada por las directrices estratégicas (la definición del negocio, la visión, al misión, la disciplina, los valores organizacionales), los objetivos estratégicos (con sus indicadores y metas) y los proyectos de mejora (con sus actividades de mejora). La estrategia empresarial contesta la pregunta ¿En qué soy diferente a los competidores?

Las organizaciones lo que necesitan primeramente para sobrevivir y consecuentemente crecer es tener y reforzar las características específicas que les permitirán enfrentar exitosamente las particulares y específicas circunstancias que los rodean. Por ejemplo, ¿cómo le hacen los animales que invernan durante varios meses para sobrevivir? ¿Cómo le hacen las empresas PyMES para seguir activas durante muchos años? ¿Cómo le hacen las nuevas empresas para incursionar en el mercado? ¿Cómo le hacen las grandes empresas para seguir creciendo?

Y sin temor a equivocarme puedo decir que la mayoría de las que siguen activas es porque han descubierto consciente o inconscientemente la “forma” de lograr que sus ingresos superen sus egresos. Esta “forma” podría ser parte de la “estrategia empresarial” que la empresa u organización ha desarrollado y pulido al paso de los años, sin embargo, no necesariamente esa “estrategia empresarial” es la mejor. En un mismo mercado encontramos diferentes tamaños de competidores debido a las “diferentes calidades y efectividades de las estrategias empresariales” que cada uno de ellos sigue. Por ello en este artículo mostraré un check list que le permita al empresario, director o gerente de área revisar uno a uno aquellos elementos necesarios indispensables para mejorar la estrategia empresarial de su organización.

Te invitamos a que participes en nuestro CURSO-TALLER  “Cómo elaborar un Plan Estratégico de alto valor empresarial”

boton-masinfo

Por ejemplo, ¿en cuanto tiempo puede una persona normal, común y corriente armar un cubo de rubik? Sin preparación y sin paciencia, probablemente una persona normal, común y corriente nunca lo termine y siempre lo deja a medias. Sin embargo, una persona que ha dedicado algunas horas, ha estudiado un poco sobre el tema y ha aprendido las secuencias lo puede armar en menos de dos minutos. ¿Increíble? A primera vista sí, pero como la mayoría de las cosas en la vida, todo tiene una secuencia, una lógica y un sentido. Y solamente aquellas personas que tienen o cultivan las debidas cualidades pueden obtener resultados sobresalientes en aquellas áreas o temas que son de su interés.

En alguna ocasión al final de un concierto de violín se acerca una hermosa mujer al famoso violinista que acaba de tocar y ella lo empieza a llenar de piropos y halagos por su magistral forma de tocar el violín y de la forma en que se le enchino la piel al escucharlo nota a nota y melodía a melodía. Seguía diciendo la bella mujer: “Maestro, yo daría mi vida por tocar la mitad de bien que usted”. A lo cuál el maestro con una amplia sonrisa en la boca, con mirada de condescendencia y con voz clara y firme le contestó “Precisamente eso fue lo que yo hice, le he dedicado mi vida entera a tocar el violín”. Esta pequeña historia muestra que con persistencia (y con otro montón de habilidades y cualidades) cualquier persona (empresa u organización) puede obtener de buenos a excelentes resultados. Obviamente hay muchos otros factores internos y externos que contribuyen a que una persona, empresa u organización logre sus sueños: el ADN, los dones naturales, los conocimientos, la experiencia, los productos, el mercado, los competidores, los clientes, los colaboradores, la tecnología, las circunstancias políticas, económicas y sociales, los consejeros y la calidad de sus consejos, entre muchos otros factores.

Entonces de forma preliminar podemos decir que todas aquellas organizaciones que logran sobrevivir se debe a que tienen implícitamente “una estrategia empresarial” para mantenerse en el mercado. En marcado contraste, todas aquellas organizaciones que logran seguir creciendo (en ventas, utilidades, número de clientes, número de sucursales, número de empleados, etc.) “siguen perfeccionando su estrategia empresarial”. Es decir, la calidad y efectividad de la estrategia empresarial es directamente proporcional a los resultados cuantitativos y cualitativos generados por la organización al paso del tiempo.

Firma Bloog