Consultoría Empresarial | Etapas del Desarrollo del EGO

Cada una de las seis etapas que se presentan a continuación representan el punto en el tiempo y espacio en el que se encuentra un individuo, a partir de situaciones como las siguientes:

  1. Cómo razona y evalúa las situaciones.
  2. Cómo expresa sus emociones y se relaciona con otros.
  3. Cómo hace frente al mundo y se percibe a sí mismo.

Así, cada etapa del ego se caracteriza por diferentes preocupaciones emocionales diversos niveles cognoscitivos y distintas maneras de relacionarse con los demás.

A continuación se describen los distintos niveles:

ETAPA IMPULSIVA

  • No hay reconocimiento de reglas.
  • Malo es lo que se castiga y bueno lo que se premia. Miedo a las represalias.
  • Las relaciones interpersonales son de dependencia.
  • Las personas son vistas como fuentes de suministro, en función de él mismo.
  • Sus ideas son simples y globales. Su pensamiento es concreto y egocéntrico.
  • Presenta arranques temperamentales sin motivos aparentes.
  • El consciente está relacionado con el sexo y la agresividad, así como obsesión por las funciones corporales.
  • Muy baja responsabilidad. Su actitud hacia el trabajo se resume con esta idea: “Lo haré únicamente si obtengo una recompensa”.

ETAPA OPORTUNISTA

  • Se reconocen reglas, y se obedecen únicamente para lograr una ventaja inmediata.
  • Manipulación de acuerdo con su propio beneficio.
  • Ser malo es ser descubierto.
  • Alto nivel de desconfianza. Ya que explota a los demás, supone que los demás lo explotarán a él.
  • Preocupación consciente: ejercer control, sacar ventaja, dominar.
  • No existe vergüenza ni concepto de culpa.
  • Ve la vida en términos competitivos, no hay capacidad para la cooperación.
  • Las relaciones interpersonales suman cero: “YO GANO – TÚ PIERDES”.
  • Concede mucha importancia a la seguridad y condiciones del trabajo.
  • Responsabilidad para realizar trabajos pequeños y muy claramente definidos.
  • Actitud hacia la tarea: “haré solamente aquello de lo que no pueda zafarme”.

ETAPA CONFORMISTA

  • Las normas son parcialmente interiorizadas. Se cumplen solamente PORQUE SON NORMAS.
  • Concede gran importancia a lo que los demás opinen de él. Llega a negar sus sentimientos si percibe que son inaceptables para el grupo.
  • Reciprocidad y confianza, amable y cooperador con los individuos del mismo grupo.
  • Prejuicios y juicios estereotipados respecto a los individuos de grupos externos.
  • Hipersensible y sentimental, en las relaciones interpersonales concede más importancia a los hechos que a los sentimientos o motivaciones.
  • Preocupación por cosas materiales como: estatus, glamour, reputación, apariencia.
  • Las referencias a sentimientos externos son superficiales, banales y moralistas.
  • El “YO” es considerado en función de la aceptación social.
  • Requiere ser supervisado mediante la cordialidad y con base en políticas y normas claras.
  • Se le pueden delegar tareas de tipo convencional que pueden tomar tiempo en ser desarrolladas.
  • Se compromete con la empresa, con su grupo o con su departamento, donde encuentre reconocimiento y posibilidades de desarrollo.
  • Sus actitudes hacia el trabajo son: “Haré lo que se espera de mí”; “Haré lo mejor para el progreso de mi carrera”.

ETAPA CONSCIENTE

  • Las reglas y la moralidad son interiorizadas y prevalecen sobre las normas establecidas por el grupo.
  • Tendencia a la autocrítica y a ser hipercrítico.
  • Amplio sentido de responsabilidad.
  • Se interesa por mejorar su forma de comunicarse en forma clara y precisa.
  • Mucha preocupación por no cometer errores.
  • Aparece la preocupación consciente por la calidad del trabajo desempeñado.
  • Está motivado por la oportunidad de tomar responsabilidades y de obtener un logro.
  • Tiene iniciativa basada en sus estándares internos de excelencia.
  • La actitud hacia el trabajo: “Yo haré lo que sea mejor para la empresa”; “Yo haré lo que el puesto demande”.

ETAPA AUTÓNOMA

  • Los puntos de vista morales dejan de ser vistos como absolutos y se viven como una manera de resolver contradicciones.
  • Se enfrentan problemas psicológicos, conflictos internos y las tareas conflictivas.
  • Tolera la ambigüedad; tiene capacidad de ver contradicciones paradójicas
  • Tolera los puntos de vista múltiples, acepta que los demás tienen maneras diferentes de solucionar sus conflictos.
  • Quiere autonomía en las relaciones, y reconoce la necesidad de la interdependencia mutua.
  • Acepta a los demás por lo que son.
  • Vive completamente consciente de sus defectos, no los oculta y trata de minimizar su impacto.
  • Tiene mayor objetividad, así como un mayor alcance de pensamiento.
  • Le interesa la posibilidad de aprender de los errores de los demás y sacar de ellos un aprendizaje que le lleve a para crecer como persona.
  • Su preocupación más característica es la individuación, la actualización y la autosatisfacción.

ETAPA INTEGRADA

  • Se reconcilia con las demandas conflictivas de la vida, renuncia a lo inalcanzable y tiende a apreciar las diferencias entre los demás.
  • Tiene una percepción superior de la realidad y una creciente aceptación de sí mismo y de la forma en que la vida es.
  • Es más espontáneo, fresco en su apreciación y rico en sus reacciones emocionales.
  • Se entrega a una idea fuera de él mismo, da a los demás de manera abierta y completa, sin sentirse empobrecido.
  • Desea la privacía y autonomía, junto a un amor hacia la humanidad.
  • Es genuino hacia los demás y confía en ellos, tendiendo hacia la democracia.
  • A menudo es altamente creativo, honesto y justo, teniendo una sensación intensa de autosuficiencia.
  • Con mayor frecuencia tiene ‘experiencias cumbre’.