Consultoría Empresarial | Un bien necesario para mi empresa

Ansus

“Rodéate de gente positiva y sana. Nunca dejes que un capullo te deprima”

Michael Bloomberg

 Me da mucho gusto saludarte por este medio y compartir contigo algunas reflexiones del porque es muy importante en la vida de las empresas y de los empresarios contar con una amplia gama de consultores y especialistas que con mucho gusto compartimos nuestros conocimientos y experiencia, por supuesto, muchas veces y razonablemente a cambio de una contraprestación económica.

Los consultores de forma noble y apasionada vamos ayudando a que las empresas y organizaciones sigan madurando, e independientemente de su tamaño, sigan incorporando más y mejores prácticas empresariales. Por eso el día de hoy quisiera invitarte a que reflexionaras cómo nuestra profesión de la consultoría no es un mal necesario, sino por el contrario es todo un bien necesario para las empresas y organizaciones, y si tú ya usas servicios de consultoría seguramente estarás de acuerdo conmigo, ¿verdad?

¿Te puedes imaginar tu empresa sin consultores externos como contadores, abogados, fiscalistas, mercadologías, planeadores, tecnólogos, innovadores, etc.? Por supuesto, existe una correlación directa entre la madurez de la organización y la contratación de consultores. Es decir, a mayores necesidades de la empresa mayores oportunidades hay para que los consultores seamos bienvenidos y bien aprovechados.

En el mercado de la consultoría existen dos tipos de consultores:

  1. Los independientes que trabajan por su cuenta.
  2. Los que forman parte de un despacho de consultoría, sea que trabajen para un solo despacho o para dos o más despachos.

Aunque la esencia de este artículo aplica para los dos tipos de consultores, por su amplitud de servicios y metodologías me estaré refiriendo principalmente a los despachos o firmas de consultoría.

¿Cuáles son las cinco ventajas de usar servicios de despachos de consultoría desde el punto de vista de los clientes?

  1. Adquirir rápidamente conocimientos y experiencia. En lugar de ir a la “escuela” a aprender de forma lenta y teórica, la empresa trae a los “maestros” a que les enseñe de forma rápida y práctica. Además, los despachos de consultoría por nuestra naturaleza día a día vamos acumulando experiencia con nuestros diferentes clientes, procesos, industrias y culturas. Los consultores somos como viajeros incansables del mundo porque hemos paseado por muchas empresas y hemos vivido en carne propia muchas situaciones que nos ayudan a ser consultores muy prácticos, más efectivos, y que con cada cliente seguimos aprendiendo.
  2. Incorporar conocimientos que no tiene la empresa. Vale la pena contratar a un consultor cuando le va a aportar a la organización un valor agregado que no encuentra dentro de las filas de sus propios directivos y colaboradores o cuando no tiene la capacidad instalada para ejecutarlo por su propia cuenta.
  3. El costo – beneficio. Más allá del precio de los honorarios por hora, por día o por proyecto, lo más importante son los resultados o beneficios que le aporta a la empresa. Por ejemplo, hay abogados americanos que pueden cobrar US $ 400.00 dólares por hora que son contratados porque tienen una alta capacidad para lidiar con las leyes, los jueces y los juicios y casi siempre salir victoriosos dejando a sus clientes libres de toda culpa. ¿Son caros? No porque son más caras las consecuencias de tener un mal abogado. Igualmente, los consultores requerimos ser evaluados de forma más objetiva en la relación costo – resultados.
  4. El respaldo de una gama de consultores. Sin duda, el que la empresa tenga el respaldo de un despacho con una gran infraestructura de consultores le debe dar mucha seguridad y tranquilidad a la empresa pues de forma inmediata tienen acceso a más especialistas del mismo tema y a otros especialistas de temas complementarios. Así, las empresas minimizan el riesgo de contar con un solo consultor, un solo punto de vista, una sola experiencia y una sola metodología.
  5. Información y metodologías de vanguardia. Las empresas se allegan del know how de los consultores que porque en nuestra naturaleza siempre estamos actualizados en las tendencias de los temas de nuestra especialidad. Los doctores están actualizados, los paramédicos están actualizados, los bomberos están actualizados. La mayoría de los que ofrecemos servicios profesionales estamos actualizados.

 

¿Cuáles son los cinco antídotos para disminuir las desventajas de los servicios de consultoría?

  1. Desaprovechamiento. La empresa necesita asignar un equipo de trabajo que exprima todos los consejos del equipo de consultoría y de forma incansable asegurarse que la empresa siga haciendo preguntas y el consultor siga dando respuestas.
  2. Costoso. En el mercado hay una amplia gama de precios de los consultores en función de los conocimientos, experiencia, infraestructura, efectividad, prestigio, calidad, confiabilidad del despacho de consultoría. La empresa debe tener los recursos suficientes para pagar o bien generar los ingresos adicionales derivados de la consultoría o bien extraer todos los valores agregados que pueda de los servicios de consultoría.
  3. Los proyectos que ejecutan se pueden salir del presupuesto de tiempo y costo estimado. Aunque se haga la mejor planeación casi siempre hay desviaciones, que se pueden ir solventando si hay etapas, actividades, fechas y entregables parciales a lo largo del proyecto que permita reaccionar oportunamente haciendo los ajustes necesarios para terminar en tiempo y forma. Si un proyecto se sale de presupuesto es por la responsabilidad del consultor y por la responsabilidad de la empresa. Por lo tanto, a ambos les conviene terminar en tiempo y forma.
  4. Vedetismo. Las deficiencias o ínfulas de actuación del consultor se pueden disminuir si los parámetros, actividades, duraciones, costos y desempeño están perfectamente acotados en un contrato, en un programa de trabajo, en reportes de seguimiento, en reportes de evaluación y en límites que establecen pagos y premios o sanciones y castigos.
  5. Química con la cultura organizacional de la empresa. El choque de culturas entre ambas partes se puede mejorar si se dedican a tener conversaciones amplias y profundas entre los equipos de trabajo de la empresa con el equipo de consultoría a lo largo del proyecto y tener la paciencia mutuamente de irse explicando y entendiendo.

Si una empresa quiere ser competitiva, en primer lugar, necesita normalizar su dirección, su administración y su operación, es decir, requiere tener los cimientos necesarios para seguir creciendo hasta donde su estrategia empresarial lo quiera llevar en los próximos años.

Por supuesto, la necesidad, las circunstancias, las exigencias del mercado, la revolución tecnológica, el marketing digital, las redes sociales, la competencia, los factores políticos, económicos y sociales, y sobre todo, los resultados y estrategia de cada negocio han hecho que las empresas poco a poco por un lado, vayan contratando gente experta con nuevas competencias que se vayan incorporando a su propia estructura organizacional y por otro, vayan contratando despachos de consultoría que les los brindarán productos, metodologías, conocimientos y experiencia necesarios para seguir desarrollándose.

Los resultados cuantitativos (ventas, utilidades, rentabilidad, clientes, innovación, procesos, capacitación, etc.) y los resultados cualitativos (imagen, prestigio, recomendación de los clientes, calidad, efectividad, etc.) generados tanto por los colaboradores como por los consultores darán como beneficio la satisfacción de clientes, colaboradores y partes interesadas.

El progreso de las empresas y los consultores incide directamente en el beneficio de las personas y la sociedad.

Las principales razones que tiene un empresario o un directivo para contratar servicios de despachos consultoría son:

  1. La empresa obtiene un impulso tecnológico que le ayuda a acelerar su propio desarrollo organizacional.
  2. La empresa cuenta con un punto de vista externo que le permite visualizar los resultados a corto, mediano y largo plazo.
  3. La empresa detecta y modifica los paradigmas organizacionales que le impedían mejorar su posición competitiva.
  4. La empresa tiene un despacho de consultoría imparcial y profesional que lo atiende y apoya veinticuatro horas al día.

Si pudiéramos entender el costo-beneficio de contratar a un despacho de consultoría con relación a la opción de que la empresa siga su propio ritmo de desarrollo en base a su capacitación y experiencia tendríamos los resultados que se muestran en la siguiente gráfica. Esto significa que con nuestros servicios de consultoría nuestros clientes obtienen más y mejores resultados que sin consultoría.

 

¿Podría una empresa mantenerse actualizada y a la vanguardia si no tuviera consultoría sobre?

  • Planeación estratégica
  • Instalación, operación y mantenimiento de una red de cómputo.
  • Uso de software especializado para control interno y para comunicación con clientes, colaboradores y proveedores.
  • Estrategias fiscales.
  • Selección, compra y renovación de maquinaria y equipo.
  • Planes de mercadotecnia digital y redes sociales.
  • Administración logística y manejo de almacenes e inventarios.
  • Sistemas de Justo a Tiempo.
  • Diseño e implantación del Sistema de Gestión (basado en las NORMAS ISO).
  • Diagnósticos de Competitividad.
  • Diseño e Implantación del Sistema de Competitividad.
  • Renovación de Cultura Organizacional.
  • Implantación de Proyectos de Mejora.
  • Elaboración de Manuales de Políticas y Procedimientos.
  • Planes y Programas de capacitación en base a detección de necesidades.
  • Comercio Internacional.
  • Reingeniería de Procesos.
  • Gestión de riegos.
  • Normalitivad legal y marco jurídico.
  • Etc.

El que una empresa se decidiera a esperar a que por sí misma (con sus conocimientos, experiencia y recursos) pudiera desarrollar las técnicas y metodologías directivas, administrativas y operativas que requiere para competir exitosamente en el mercado, puede ser un proceso lento y en ocasiones lleno de contratiempos.

Características de una empresa autodiseñada Vs. una empresa normalizada que utiliza regularmente servicios de consultoría

Tema

Empresa Autodiseñada

Empresa Normalizada

(que utiliza regularmente servicios de consultoría)

Cliente(s)
  • Todos son bienvenidos.
  • Selecciona a sus clientes y sus nichos.
Mercado(s)
  • Indefinidos.
  • Heterogéneos.
  • Bien identificados.
  • Homogéneos.
Producto(s)
  • Clásicos.
  • Con tendencia a la obsolescencia.
  • Rentables.
  • Con ciclos de vida definidos.
  • En desarrollo.
Estructura Organizacional
  • Todos obedecen al “Jefe”.
  • Con niveles jerárquicos que muestran niveles de autoridad y responsabilidad.
Objetivos anuales, estrategias y programas de trabajo
  • Si los hay, son informales.
  • Basados en los resultados y pretensiones de la empresa.
  • Generados a través de un proceso de planeación estratégica.
Presupuesto(s)
  • Se gasta en lo que se necesita “Urgentemente”
  • Asignados anualmente en función de la contribución de cada área y plan al negocio.
Políticas y Procedimientos
  • Informales, basada(o)s en las costumbres de la empresa.
  • Documentado(s) en manuales controlados.
Capacitación
  • ¿Hace falta?
  • Impartida en base a la detección de necesidades de capacitación.
  • Existen metas por persona.
  • Hay un programa anual.
Conocimiento de competidores
  • Nulo o casi nulo.
  • Bien documentado. Hay expedientes que se actualizan constantemente.
Evaluación de resultados
  • “Creo que vamos bien”
  • “Hay algunos problemas”.
  • Se califican objetivos e indicadores mensual, trimestral y anualmente.
Evaluación de desempeño del personal
  • Aumento de salario, igual para todos.
  • Basado en parámetros cuantificables que incluyen resultados, capacitación y aportación de ideas.
Descripciones de puesto
  • Haz todo lo que se vaya necesitando.
  • Cada cual conoce sus funciones y responsabilidades.
Planes de mejora
  • Los buenos deseos de este año son…
  • Desarrollados en base a prioridades
  • Monitoreados sus avances mensualmente.
Cultura organizacional
  • Orientada al confort.
  • Orientada a resultados y al incremento de competitividad.
Innovación
  • Escasa y en manos del “Dueño”
  • Existen áreas y presupuestos para investigación y desarrollo.
Empowerment
  • Solo el “Jefe” hace bien las cosas.
  • Todos trabajan en equipo y delegan actividades en los siguientes niveles jerárquicos.
Procesos
  • Desbalanceados.
  • Burocráticos
  • Ineficientes.
  • Funcionales.
  • Rediseñados.
Ingreso per cápita
  • Bajo (US$/Empleado).
  • Alto (US$/Empleado).
Tasa de crecimiento anual real sin inflación
  • Baja
  • Con recesión y tendencias negativas.
  • Positiva.
  • En aumento.

¿Qué tipo de empresa es la tuya, autodiseñada o normalizada que utiliza servicios de consultoría de alto valor agregado?

 En Grupo ALBE desde hace 25 años, con más de cien consultores y más de 1,500 proyectos exitosamente desarrollados estamos convencidos somos un bien necesario para nuestros clientes. Por ello, seguimos y seguiremos liberando el potencial humano y empresarial de nuestros clientes con proyectos de alto valor agregado alineados con las perspectivas financieras, comerciales, de procesos, humana y tecnológica.

Firma Bloog