Convivencia en las Familias Empresarias

Definición

El protocolo familiar es el instrumento mediante el cual se definen las “reglas del juego” de la FAMILIA, la EMPRESA y la PROPIEDAD así como la convivencia entre estos tres sistemas.

Es un ejercicio de comunicación entre todos los miembros de la Familia para asegurar la continuidad de la Empresa.

La Familia

Una Empresa Familiar es aquella que ostenta la propiedad de una Empresa.

En este contexto la Familia define el presente y futuro de la Empresa y el grado de involucramiento de la primera en la segunda. Los pilares de la Familia están sustentados en sus valores y éstos deben ser la base del comportamiento de la Familia en el mundo exterior, incluyendo la Empresa.

La Familia va a definir en el Protocolo, entre otros temas: cuál es su visión en su Empresa, quién podrá formar parte de la Empresa Familiar, qué requisitos tendrá que cubrir, cómo se cubren las contingencias, qué apoyos se darán a familias en caso de catástrofes, cómo evitar y manejar los conflictos entre los distintos miembros de la Familia, en qué momento se incorporan las nuevas generaciones y por supuesto el tema del proceso de sucesión.

La  Empresa

La Familia Empresaria debe ser consciente de que en la medida en que respete las instituciones de la Empresa, éstas serán más fuertes y resistirán a la influencia Familiar.

En la Empresa Familiar deben existir órganos de gobierno muy robustos y profesionales que le permitan hacer frente al entorno actual y la globalización. El apellido ya no juega un rol diferenciador entre los distintos participantes en un mismo mercado.

La dirección general y el consejo de administración serán responsables por un lado de ejecutar una operación eficiente y rentable y por el otro dar a la Familia Empresaria el retorno esperado a su inversión. Los órganos de gobierno tienen que estar perfectamente bien definidos dentro del Protocolo Familiar.

La Propiedad

La Propiedad también debe tener expresión dentro del Protocolo Familiar. La Familia Empresaria debe decidir quién o quiénes ostentarán la propiedad de la Empresa Familiar.

Si queremos que la Empresa Familiar continúe a través de las generaciones necesitamos establecer los mecanismos para que las acciones de la misma queden permanentemente en la Familia. Sin embargo también puede existir movimiento entre los mismos socios y por lo tanto hay que definir reglas claras de compra venta de acciones.

La elaboración de testamentos, y en algunos casos de fideicomisos, son instrumentos muy valiosos para transferir ordenadamente la propiedad de la Empresa Familiar y evitar conflictos entre los descendientes.

La historia nos muestra casos muy tristes que han acabado con las Empresas Familiares por no haber planeado correctamente la transferencia de la propiedad.

Mensaje final

Es muy  recomendable  que las Familias Empresarias elaboren su Protocolo Familiar. El diseño y aprobación de un buen protocolo familiar evitará diferencias, conflictos, abusos, desacuerdos y malas interpretaciones de aquellos que pudieran no querer respetar a los demás miembros de la familia.

La comunicación entre los miembros de la Familia y la transparencia en la definición de las “reglas  del juego” asegurarán la continuidad de las Empresas Familiares a lo largo de las generaciones.