Habilidades para manejar la Cooperación y Competencia

A) Agresividad y Altruismo

Ninguna actividad humana es un hecho aislado. Tarde o temprano las acciones que realiza cualquier persona repercuten en el grupo donde se desenvuelve. Del mismo modo, ninguna situación social es puramente competitiva o plenamente de colaboración. Es frecuente que las personas nos veamos obligados a colaborar y competir simultáneamente.

En la competencia existe cierto grado de agresividad, el cual se ha explicado desde el punto de vista biológico a partir de los instintos, desde el punto de vista psicológico como respuesta a las frustraciones y el anonimato y desde el punto de vista social se atribuye a patrones aprendidos en la familia y en los medios masivos de comunicación.

Por otra parte, el comportamiento altruista, que caracteriza a la colaboración ha sido explicado por la influencia del estado de ánimo de las personas y en su disposición para dar algo a los demás, y de las normas sociales que generan la expectativa de un comportamiento de colaboración en determinadas situaciones (por ejemplo en emergencias)

A continuación se explican los orígenes de la agresividad y el altruismo, con los conceptos básicos para comprender las tendencias a la colaboración o la competencia.

 

Agresividad

El origen del comportamiento en el que predomina la agresividad se ha explicado con tres teorías:

  1. Origen biológico: en esta teoría se afirma que la agresividad es instintiva en el ser humano y tiene beneficios en su proce¬so de adaptación a las circunstancias, difíciles del medio ambiente, tal como se da en otros animales, esta visión de la agresividad como un impulso universal no alcanza a ex¬plicar las variaciones que se presentan entre diferentes cul¬turas y a lo largo de la historia.
  2. Aprendizaje social: de acuerdo con esta teoría la agresivi¬dad se debe a que las personas, son expuestas frecuente¬mente a modelos de comportamientos agresivos, a través de la familia y los medios de comunicación social, y a que reciben refuerzos a dichos aprendizajes. Un ejemplo puede ser la exaltación del “ejecutivo agresivo” como requisito pa¬ra su reclutamiento.
  3. Conducta situacional: aquí se explica la agresividad como el resultado de un alto nivel de enojo que conduce a la persona a responder así especialmente en casos de anoni¬mato y de frustración, entendida esta última como la inter-ferencia en el logro de cualquier propósito personal.

Altruismo

El comportamiento en el que predomina el altruismo se explica así:

  1. Origen biológico. Aquí se destaca la importancia del instinto de la conservación de la especie, que se refleja en accio¬nes orientadas a beneficiar a otros y a proteger o fortalecer la unidad del grupo.
  2. Expectativa social. En este enfoque se explica el altruismo en términos de la responsabilidad socia/, una de las normas que las personas aprenden en su proceso de socialización, por ejemplo, cuando en su infancia ayudan a las tareas domésticas, o cuando realizan actividades grupales en la escuela.
  3. Estado anímico. Bajo este enfoque se afirma que la conducta altruista es resultado del estado emocional o humor de las personas, Así los individuos con un humor positivo estarán en mejor disposición de dar ayuda y cuando su estado anímico es negativo sucede lo contrario.

 

B) Influencia de la Colaboración y la Competencia en el Clima Laboral

El tema de la colaboración y la competencia ha sido objeto de numerosos debates sobre todo al tratar de distinguir y dar relieve a los efectos positivos que pueden producir ambas posibilidades. Por un lado se afirma que fomentar la competencia entre los miembros de un equipo de trabajo promueve la superación individual de las personas, en tanto, que se insiste cada día más en que el logro de las metas comunes solo puede ocurrir en un ambiente de colaboración, posiciones que se oponen en la práctica y que son difícilmente conciliables.

A continuación se describen las características del clima laboral que se produce cuando predomina la competencia o la colaboración.

En el ambiente de competencia:

Si la competencia predomina en la interacción del grupo, entonces tienden a ocurrir las siguientes situaciones:

  1. El clima es tenso, ya que cada persona tiende a considerar al otro o a los otros como enemigos.
  2. Las conductas se encaminan a la satisfacción de objetivos personales.
  3. Se utilizan estrategias sorpresivas e imprevisibles por lo cual la situación exige secreto, discreción y silencio. La información se vuelve objeto de poder y no fluye con facilidad.
  4. Al dificultarse la comunicación entre los miembros del grupo, se experimentan distorsiones en la percepción de su mutua realidad y se falsean los juicios, ya que sólo se escucha aquello que apoya la propia posición.
  5. La imagen de las personas se estereotipa y la hostilidad aumenta entre los “buenos” y “malos” con la incomprensión.
  6. La interacción del grupo se rige por la fórmula: “ganar-perder”.
  7. Cuando se dirige a un grupo donde la mayor parte de los individuos tiene tendencia a competir y se percibe que el nivel de madurez está en los primeros niveles, el dirigente puede orientar esta tendencia para canalizarla hacia el exterior del grupo, cuidando de no afectar con ello la relación con otros grupos con los que se tenga una relación de interdependencia.

En el ambiente de Colaboración.

Si la colaboración predomina en la interacción del grupo entonces suceden los siguientes efectos:

  1. El clima es de mayor confianza y genera más lealtad entre los miembros.
  2. Las conductas se orientan a una meta común y a formar un frente sólido.
  3. Se utilizan estrategias conocidas y aceptadas por consenso, por lo cual la situación exige apertura y diálogo.
  4. Se fomenta la comunicación en una búsqueda activa de argumentos sólidos que conduzcan a soluciones aceptables por todos.
  5. Se profundiza en el conocimiento real de las personas y se intenta comprender sus circunstancias en una relación de ayuda.
  6. La interacción del grupo se rige por la fórmula: “ganar-ganar”.

Todo supervisor sabe que en general es mejor trabajar en un ambiente de colaboración, sin embargo en la práctica esto se dificulta debido a problemas originados desde la comunicación hasta problemas en el proceso de socialización a los que nos hemos referido anteriormente.