Beneficios de contar con una buena consultoría en mi empresa

Si una empresa quiere ser competitiva, en primer lugar necesita normalizar su administración y su operación.

Por supuesto, la necesidad, las circunstancias, las exigencias del mercado, los resultados de negocio, los avances tecnológicos y la competencia han hecho que las empresas poco a poco vayan contratando la gente experta en algún tema para que se vayan incorporando a su propia estructura organizacional. Ahora debido a estas necesidades es común ver puestos de Informática, Logística, Reingeniería, Planeación, Mercadotecnia, Merchandising, Aseguramiento de Calidad, ISO 9000, Servicio a clientes, Nuevos Negocios, Auditoría, etc.

Los consultores brindarán mejores productos y servicios en función de las exigencias y madurez de las empresas y del incremento constante de su propio nivel de competitividad. Los resultados cuantitativos (ventas, utilidades, número de empresas, retención de empresas, número de proyectos, horas de consultoría, innovación de modelos, etc. ) y los resultados cualitativos (imagen, prestigio, recomendación de los clientes, efectividad de los modelos directivos, administrativos y operativos de asesoría, impacto en el crecimiento y desarrollo de los clientes, madurez personal, profesionalismo, efectividad, etc.) darán como beneficio satisfacción a las empresas atendidas, satisfacción a los colaboradores del despacho de consultoría y satisfacción a los propios consultores.

El progreso de las empresas es el beneficio de las personas y la comunidad. El progreso de los consultores también es el beneficio de las empresas y la comunidad.

Las principales razones que tiene un empresario o un directivo para contratar servicios de consultoría son:

  1. La empresa obtiene un impulso tecnológico que le ayuda a acelerar su propio desarrollo organizacional.
  2. La empresa cuenta con un punto de vista externo que le permite visualizar los resultados a corto, mediano y largo plazo.
  3. La empresa detecta y modifica los paradigmas organizacionales que le impedían mejorar su posición competitiva.
  4. La empresa tiene un consultor imparcial y profesional que lo atiende y apoya veinticuatro horas al día.

Si pudiéramos entender el costo-beneficio de contratar a un consultor con relación a la opción de que la empresa siga su propio ritmo de desarrollo en base a su capacitación y experiencia tendríamos los resultados que se muestran en la siguiente gráfica.

Podría una empresa mantenerse actualizada y a la vanguardia si no tuviera asesoría sobre:

  • Instalación, operación y mantenimiento de una red de cómputo.
  • Uso de software especializado para control interno y para comunicación con clientes, colaboradores y proveedores.
  • Estrategias fiscales.
  • Selección, compra y renovación de maquinaria y equipo.
  • Planes de mercadotecnia.
  • Administración logística y manejo de almacenes e inventarios.
  • Sistemas de Justo a Tiempo.
  • Diseño e implantación del Sistema de Calidad basado en las NORMAS ISO 9000.
  • Sistemas de Administración Ambiental basado en las Normas ISO 14000
  • Diagnósticos de Competitividad.
  • Diseño e Implantación del Sistema de Competitividad.
  • Renovación de Cultura Organizacional.
  • Implantación de un Proceso de Planeación Estratégica.
  • Implantación de Proyectos de Mejora.
  • Elaboración de Manuales de Políticas y Procedimientos.
  • Planes y Programas de capacitación en base a detección de necesidades.
  • Comercio Internacional.
  • Reingeniería de Procesos.
  • Etc.

El que una empresa se decidiera a esperar a que por sí misma (con sus conocimientos, experiencia y recursos) pudiera desarrollar las técnicas y metodologías directivas, administrativas y operativas que requiere para competir exitosamente en el mercado, puede ser un proceso lento y en ocasiones lleno de contratiempos.

¿Qué tipo de empresa es la suya?

¿Autodiseñada o Normalizada?

Firma Bloog