Las 5 responsabilidades estratégicas de todo líder

vision (3)

Ser jefe parece fácil, pero ser un buen jefe no lo es tanto. Dirigir a un grupo de personas dentro de una empresa requiere la conciencia de desarrollar al menos cinco grandes importantísimas responsabilidades que te permitirán estar en una mejor posición en el corto, en el mediano y en largo plazo. Quienes cumplen cabalmente con estas responsabilidades lograrán además de la satisfacción personal una mejor posición competitiva de la empresa para la cual trabajan. Quienes no las cumplan corren del gravísimo riesgo de que además de no ser competentes (incompetentes) para puesto pueden poner en riesgo la sobrevivencia y continuidad de su empresa.

 

Uno. Tener pensamiento de largo plazo. Esto implica que el directivo debe dedicar un poco de tiempo la semana, al mes y al año a entender de dónde viene la empresa, en donde está y muy importante hacia donde se dirige la empresa. Por lo tanto, el directivo debe no solo prever las situaciones en que se verá envuelta la empresa dentro un año, tres años o cinco años, sino que debe propiciar y generar los cambios necesarios que le permitan visualizar un mejor futuro en lo relacionado con los temas financieros, comerciales, humanos y tecnológicos para empezar a identificar los recursos que requerirá desarrollar la empresa desde este tiempo presente. Por ejemplo, ya vienen los automóviles con motores de agua, los tenis autoajustables, los trastes biodegradables. Hay que pensar en el futuro y no agotarse los recursos del presente. Hay árboles de olivo con más de 2,000 años de antigüedad gracias a sus raíces profundas.

 

Dos. Mejorar sistemas y procesos. Esto implica que el directivo debe cuestionar continuamente la forma en que trabaja la empresa para incansablemente proponer cambios que permitan obtener más y mejores resultados en sus procesos y sistemas de trabajo. Por lo tanto, el directivo necesita simplificar y optimizar políticas, procedimientos y controles, y automatizar trabajos manuales rutinarios que no le agregan valor ni al cliente, ni al producto, ni a los colaboradores ni a la propia empresa. Por ejemplo, hoy muchos trámites para los ciudadanos se realizan desde la comodidad de su hogar por medio de internet, los ERP´s hacen muchos reportes que de otra forma serían muy laboriosos. Lo mejor es enemigo de la rutina.

 

Tres. Rodearse de talento. Esto implica que el directivo debe tener claridad en las competencias que requiere tener de cada uno de los directores, gerentes y colaboradores que trabajan dentro de la empresa. Por lo tanto, no es suficiente con que el directivo sepa lo que hay que hacer sino muy importante debe tener a las personas que lo saben hacer. Por ejemplo, en un equipo de fútbol cada puesto debe ser desempeñado excelentemente bien para ganar partidos: el portero, los defensas, los medios y los delanteros hacen bien su trabajo y se acompañan durante 90 minutos para asegurar meter más goles que el contrario.

 

Cuatro. Dar seguimiento a proyectos y actividades de mejora. Esto implica que el directivo debe tener una estructura humana que de manera constante estrecha supervise, retroalimente y haga todo lo necesario para asegurar que las tareas de mejora se cumplen y contribuyen con los objetivos estratégicos establecidos por la empresa. Por lo tanto, el directivo debe reclutar, capacitar y aprovechar a toda aquella persona que trabaja a su alrededor. Por ejemplo, mantener los baños limpios en los restaurantes y cines, verificar el check list de despegue por parte de los pilotos previo al despegue, implementar nueva maquinaria, construir nuevas instalaciones.

 

Cinco. Evaluar continuamente los resultados. Esto implica que el directivo debe tener la buena práctica empresarial de exigir cuentas diaria, semanal y mensualmente a directores, gerentes y colaboradores acerca del cumplimiento de los objetivos, indicadores y metas estratégicas que se les ha encomendado. Por lo tanto, el directivo debe cuando menos una vez al mes tener una reunión ejecutiva para evaluar los resultados individuales y empresariales de su equipo de trabajo e identificar si lo que están haciendo contribuye a los resultados o si la desidia impide alcanzar sus metas. En ambos casos debe haber una acción, felicitación o regaño. Por ejemplo, muchos directores generales califican el tablero de control (balanced scorecard) con sus directores y gerentes de área en la primera semana de cada mes para evaluar el apego y efectividad de su estrategia empresarial.

Ser directivo es disfrutar de los derechos y beneficios que brindan las empresas, pero también debe ser responsable de las obligaciones y acciones que dicho puesto conlleva. Si como directivo, empresario, emprendedor o líder te aplicas en el ejercicio de tus responsabilidades seguramente lograrás dos grandes resultados: 1) Estarás plenamente satisfecho de tu trabajo y 2) Harás que tu empresa también este orgullosa de ti por las valiosas aportaciones de tu compromiso y tus responsabilidades.

 

— Son $2,100.00 pesos por la reparación

— Por qué tan caro, ¿me lo puede por favor desglosar?

— Sí, con mucho gusto. Son $ 100.00 de la refacción y

$ 2,000.00 por saber que refacción era la que había que reemplazar.

— Usted sí que sabe valorar su conocimiento.

— Sí.

Firma Bloog