Los Valores, parte esencial de una planeación estratégica

La inserción de México en una economía mundial cada vez más competitiva exige cambios tecnológicos, económicos y culturales para los que las empresas y la sociedad deberán estar preparadas. En el nuevo modelo de desarrollo económico, la competitividad se encuentra en el centro del paradigma. Existe un consenso generalizado en que la acumulación y la aplicación del conocimiento es un factor decisivo para determinar la competitividad de las empresas y de las naciones.

El desarrollo tecnológico, la globalización de los mercados y de la cultura, la relevancia de la información y del conocimiento en los procesos productivos y sociales, modifican la manera de entender el mundo y generan nuevas formas de relación entre las personas, entre los grupos de personas y por lo tanto en las organizaciones y en la sociedad entera.

En la actualidad cambian las pautas culturales, las percepciones sobre el amor, sobre la familia, sobre el valor del dinero, la conciencia de lo que es relevante y lo que es accesorio. Surgen nuevas pautas de acumulación económica, predomina el individualismo, se pierde el sentido de trascendencia. Pero, paradójicamente, también hay esfuerzos renovados en la lucha por la justicia, la equidad, por un liderazgo basado en principios, contra la corrupción y la intolerancia, contra los fanatismos y a favor de un progreso científico que beneficie a la humanidad en su conjunto.

En todo esto se aprecian cambios de conducta tras las cuales existen valores que se derrumban y otros que emergen con pujanza: La conciencia ecológica, la preocupación por los derechos humanos, la igualdad de sexos, la democratización de la información y del conocimiento, la pluralidad, la tolerancia, etc. En el eje de esta problemática está la preocupación por el ser humano, como parte fundamental para el logro de la competitividad, tener una mejor calidad de vida y un desarrollo sustentable. Sabemos que los valores y creencias de una organización sean públicas o privadas forman parte de su cultura organizacional y que modelan la forma en que perciben, piensan y actúan los integrantes de la misma.

Los valores también son creencias, y se definen como: “Creencias acerca de lo que es algo deseable o algo bueno y de lo que es algo indeseable o algo malo, sea un objeto o un acto humano”.

Una Creencia es “Una proposición acerca de cómo funciona el mundo, que el individuo acepta como verdadera; es un hecho cognoscitivo para la persona” Los valores son los criterios que dan sentido y significado a las pautas de comportamiento de los individuos, a la cultura de las organizaciones y a la sociedad total.

  • “Los valores son modelos que guían la acción en curso a las expresiones de las necesidades humanas, orientadores de actos y decisiones, también se consideran como criterios de referencia y pueden plantearse como modos preferibles o deseables de acción”.
  • “Guían la auto-evaluación y la presentación de uno mismo hacia los demás, contribuyen a la personalidad y la determinan, pero también son guías para establecer juicios valorativos acerca de los otros”.
  • “Los valores, manifestados en la conducta y actitudes, dictan las normas por las que una persona se rige. Son directrices para tomar posiciones particulares acerca de creencias, actitudes, acciones y costumbres sociales”. En la manera en que se conduce una persona se traslucen los valores que guían su conducta.
  • “Se puede decir entonces, que los valores son guías de las conductas encaminadas a satisfacer necesidades humanas”. A este tipo de valores se les conoce como:

 

VALORES CONCEPTUALES

  • Valores Religiosos.
  • Valores morales: Honestidad, justicia, honor, respeto, tolerancia, bondad, dignidad, responsabilidad, solidaridad, equidad y obediencia.
  • Valores intelectuales: Sabiduría, la verdad, la creatividad, la racionalidad y la inteligencia.
  • Valores afectivos: Amor a los demás y a uno mismo, respeto, patriotismo, amistad, armonía interna e indulgencia.
  • Valores de Convivencia: Aceptación social, seguridad familiar, seguridad nacional, un mundo de paz, prestigio, poder y moda o fama.
  • Valores Estéticos: Belleza, elegancia, armonía, lo agradable y lo sublime.
  • Valores Económicos: El dinero, posesiones materiales o una vida confortable.
  • Valores físicos: Alimento, vestido, salud, ambiente higiénico y confortable, la vida y el ejercicio.

 

Un examen de los procesos sociales indica que los valores no son meramente criterios de comportamiento, sino que también se usan con frecuencia como base para la motivación del comportamiento. Como quiera que se formule, los valores implican a la vez un “tu debes” y un “nosotros debemos”.

Se identifican íntimamente no sólo con el comportamiento en sí mismo, sino también con el comportamiento en tal o cual organización, lo que viene a constituir su cultura. Cuando más tiempo permanecen juntos el valor y el comportamiento, y más íntimamente se identifican, tanto más probable es que la combinación se institucionalice en la organización. A este tipo de valores es a los que se les llama:

 

VALORES ESTRATÉGICOS

Las personas están relacionadas entre sí en la organización, sobre todo por la realización reciproca de sus funciones y roles. Esta relación de persona a persona y de grupo a grupo dentro de la organización, está ampliamente regulada y controlada por los valores estratégicos que esta define, o por los valores que durante largo tiempo han sido asociados consciente o inconscientemente a cierto comportamiento cultural de la misma, los que simplifican y facilitan su funcionamiento, o lo entorpecen si no están acordes a los factores cambiantes de orden físico y humano.

Estos valores son los que interesan a la administración y a la planeación estratégica y tienen las siguientes características:

  • Se comparten
  • Son reconocidos por una pluralidad de personas
  • No dependen del juicio de un individuo particular
  • Se toman en serio; las personas asocian estos valores a la conservación del bienestar común y a la satisfacción de las necesidades sociales.
  • Implican emociones, por que las personas están dispuestas a hacer sacrificios y luchar por los más altos valores
  • Son los criterios que dan sentido y significado a la cultura organizacional
  • Tienen sentido cuando los ponemos en práctica, es decir, cuando se transforman en una conducta
  • Determinan lo que se les exige a las personas y lo que les está prohibido, lo que se elogia y recompensa y lo que se censura y castiga.

“Los Valores estratégicos son criterios y pauta de comportamiento que habrán de ser observadas por todos los componentes de la organización”