Manejo de los Empleados Conflictivos

Las personas en una empresa tienen distintas motivaciones para comportarse como lo hacen.

Existen empleados a los que llamamos “conflictivos” cuyo comportamiento se expresa en rebeldía, rudeza, resistencia a seguir órdenes o cierta prepotencia.

Algunas de las razones por las que un empleado se comporta así son múltiples:

  • Deficiente proceso de selección y contratación
  • Inconformidad con las políticas de la empresa
  • Incompatibilidad de carácter con el supervisor
  • Problemas personales y/o familiares
  • Falta de interés en la función que desempeña

Estas y otras razones pueden ser variables que están influyendo para que un empleado muestre esta actitud.

El supervisor debe primeramente identificar la causa de esta conducta. Es conveniente que investigue con el mismo empleado y/o con sus compañeros a qué se debe esta conducta. Invitarlo a hablar abiertamente y ofrecerle que no habrá represalias ni por parte de él ni de ninguna persona dentro de la empresa y cumplirlo. Identificar si esta conducta es reciente o si ha sido una constante desde que él ingresó a la empresa. Estar abierto o a cualquier crítica o comentario que el empleado haga aún cuando ésta sea en relación con el supervisor mismo.

Una vez identificada la causa, el supervisor deberá tomar la decisión de hablar con él, de manera asertiva, clara y honesta. Explicarle en términos muy concretos y específicos las fallas o errores y el impacto negativo que éstos tienen en los clientes, en proveedores, en el personal en general y el clima que se genera con ello.

El supervisor deberá hacer un ofrecimiento de apoyo al empleado y orientarlo en lo que se refiere al trabajo y a la forma en que él lo realiza.

Le dará “coaching” cuando muestre este tipo de conductas y reconocerá también sus avances en los cambios positivos que vaya mostrando.

El supervisor, entonces, deberá darle oportunidades de mejora aunque también establecerá límites y condiciones de incumplimiento, es decir, señalará con respeto y cuidado pero con toda firmeza lo que no se permitirá en su grupo de trabajo.

Entrevista de Reclutamiento

El líder supervisor, también debe realizar con efectividad las entrevistas al personal aspirante cuando existe una vacante.

La entrevista tiene tres fases: Preparación, ejecución y seguimiento.

En la primera fase, el supervisor, debe asegurarse de contar con un espacio adecuado, sin interrupciones, con adecuada ventilación y luz suficiente. Asegurarse

de que el candidato se sienta cómodo. Deberá fijarse el horario y la duración de ésta, así como tener lista la guía de preguntas que se le harán al candidato durante el transcurso de la entrevista.

Generalmente se exploran sus datos generales, antecedentes laborales y escolares, así como su experiencia y sus expectativas, además de darle información detallada sobre el puesto.