Origen Biológico de la Administración

Los encuentros entre culturas, sus similitudes y sus diferencias

El encuentro con nuevas circunstancias ambientales y el aprendizaje cultural a través de cada generación fue moldeando diferentes necesidades culturales de productos y servicios. La distancia entre diferentes grupos previamente migratorios, ahora establecidos, creó focos aislados con culturas diferentes; es el origen de las razas y las lenguas; el lenguaje surge cono una capacidad cerebral íntimamente ligada a la cultura. Este hecho es importante para la ciencia moderna porque significa que ninguna persona es libre para describir la naturaleza con imparcialidad absoluta, sino que su descripción se sujeta a ciertos modos de interpretación, aun cuando se crea más libre que eso.

El incremento a través de los milenios en la población, los grandes viajes y el advenimiento de nuevos medios de comunicación, hizo que nuevamente el hombre se encontrase con el hombre, de tal manera que grupos aislados que habían permanecido así por milenios y que habían creado culturas completamente diferentes, nuevamente se encontraron. El nuevo encuentro, realizado varías generaciones después de las grandes migraciones, creó un nuevo aprendizaje entre culturas acerca de la adquisición, distribución y procesos administrativos de diferentes bienes y servicios. No únicamente surgieron nuevas necesidades, sino que un grupo social podía aprender del otro a resolver problemas no resueltos por el primero. La interacción intercultural ha constituido el último paso del proceso globalizador de la especie humana.

Hoy debemos prestar especial atención a las creencias, las actitudes, los conocimientos y las destrezas de otros grupos poblacionales; estamos obligados, por nuestra necesidad genética, a entenderles para sobrevivir. Para desarrollar una actitud positiva hacia el multiculturalismo debe trabajarse de manera crítica sobre el concepto de cultura y sobre las ideas acerca de los prejuicios, la discriminación, el etnocentrismo y los estereotipos que nos caracterizan como entes biológicos egoístas y chauvinistas. La dimensión de los conocimientos está vinculada con la capacidad para conocer nuestra propia perspectiva del mundo, para reconocer nuestra identidad cultural, aunque ésta no sea siempre unitaria ni estable.

Se presta un servicio a la sociedad con la finalidad de obtener una retribución, que no necesariamente tiene que ser en especie o económica, que puede ser, en sus niveles más básicos, por ejemplo, la producción endorfínica (las endorfinas son las hormonas cerebrales del bienestar): “Me siento bien con lo que hago y encuentro satisfacción en mí mismo por hacerlo; me autoengaño poniendo a la sociedad como prioridad; pero lo que busco es sentirme bien”. Igual sucede con la administración de las empresas que generan bienes o servicios.

Se requiere de un sistema que mantenga viva a la empresa, dado que es la actividad social que realizamos y la que hemos corroborado que nos permite seguir vivos, la que nos asegura el bienestar genético, más no por el hecho primario de la persistencia del bien o servicio que ofrezco a la sociedad. “Si dicho producto o servicio deja de tener impacto social y deja de ser fuente de bienestar, como cualquier mercenario que cambia de ejército o como cualquier jugador de deportes que cambia de equipo por razones económicas, cambiaré mi giro sin reparo. Soy yo y mis genes quienes realmente importamos”.

Para generar y administrar una empresa se requiere ingenio, preparación, planeación, coraje, persistencia, trabajo y organización. Es necesario proveer de manera adecuada el bien o servicio. Pero el estudioso de estas disciplinas debe recordar que, de acuerdo a los orígenes biológicos que la ciencia ha demostrado de su actividad, está obedeciendo en sus cimientos a una conducta de beneficio genético. No es ni bueno ni malo, esos calificativos son culturales; solamente hay que saberlo para comprender mejor lo que estamos haciendo. Educación, según las palabras de Carl Sagan mencionadas en éste capítulo, significa “sobreponer un sistema artificial por sobre un sistema natural”. Seremos mejores en la actividad que realicemos en nuestro mundo, en sus consecuencias y en la comprensión de nosotros mismos si comprendemos cuál es el sistema natural que subyace por debajo de nuestra educación.

Cabe mencionar a manera de conclusión, a los administradores y prestadores de bienes y servicios que lean estas líneas, que la actividad de brindar su creatividad, trabajo y organización a la sociedad no tiene ningún fin altruista y desinteresado en nuestra especie humana. Tampoco lo tiene la administración de las empresas dedicadas a la prestación de dichos servicios o a la elaboración y/o distribución de productos.