¿Por qué usar servicios de consultoría?

Business people shaking hands in office

Todas las personas necesitamos ayuda y orientación para tomar buenas decisiones y elegir el camino correcto. Cotidianamente nuestra vida está llena de caminos y decisiones. El enfermo acude al doctor por guía y tratamiento. El niño acude a la escuela por conocimientos. Los adolescentes acuden a la preparatoria para aprender a desarrollar su capacidad intelectual. Los jóvenes acuden a la Universidad para tener una especialidad que les sirva de base para ser productivos. El directivo asiste a maestrías, diplomados y doctorados para especializarse en un área. El empresario visita ferias y exposiciones industriales para mantenerse en la vanguardia tecnológica.

El común denominador de estas personas y de la mayoría de nosotros es el interés por adquirir información y conocimientos que nos ayuden a ver con mayor claridad el camino que debemos seguir. La capacitación al ir por información y conocimientos es sólo una tercera parte del proceso de aprendizaje. Una segunda parte es la experiencia que nos da la observación y el análisis de lo que nos rodea. La última tercera parte es contratar al consultor que traiga sus conocimientos y experiencia a nosotros.

Las principales razones que tiene un empresario o un directivo para contratar servicios de consultoría son:

  1. La empresa obtiene un impulso tecnológico que le ayuda a acelerar su propio desarrollo organizacional.
  2. La empresa cuenta con un punto de vista externo que le permite visualizar los resultados a corto, mediano y largo plazo.
  3. La empresa detecta y modifica los paradigmas organizacionales que le impedían mejorar su posición competitiva.
  4. La empresa tiene un consultor imparcial y profesional que lo atiende y apoya veinticuatro horas al día.

Si pudiéramos entender el costo-beneficio de contratar a un consultor con relación a la opción de que la empresa siga su propio ritmo de desarrollo en base a su capacitación y experiencia tendríamos los resultados que se muestran en la siguiente gráfica.

Por lo tanto, aunque haya algunas empresas altamente desarrolladas que ya no necesitan servicios de consultoría, la gran mayoría de las empresas todavía tiene necesidad de mantener un ritmo constante de desarrollo que les permita estar a la vanguardia o que les permita tener una participación digna dentro del(os) mercado(s) en que participan.

FORMAS DE ADQUIRIR CONOCIMIENTO

Los empresarios y directivos para adquirir conocimiento y resolver los problemas que se les presentan en el trabajo tienen tres opciones: Tomar capacitación (en Universidades, Cámaras, Asociaciones Industriales y otras Instituciones), ganar experiencia (a través del tiempo al observar y analizar lo que los rodea) y contratar a un consultor.

Ventajas de los Empresarios y Directivos de una Empresa al:
Tomar Capacitación

  • Cuentan con un amplio menú de temas y oferentes (Cámaras, Asociaciones, Clubes, Universidades, Despachos, Conferencias, Simposios, etc.).
  • Conviven con otras personas que pueden tener similares o diferentes problemas a los suyos.
  • Conocen la aplicación de un mismo tema en diferentes empresas e industrias.
  • Es relativamente económico. Requiere principalmente de tiempo.

 

Contratar a un consultor

  • Obtienen atención personal sobre sus necesidades y problemas específicos.
  • Aceleran su aprendizaje debido al gran cúmulo de conocimientos y experiencia del consultor.
  • Hay mayor compromiso individual por aplicar los consejos y sugerencias del consultor.
  • El consultor adecua su agenda a las necesidades, filosofía y forma de trabajo de la empresa.
  • El consultor siempre estará disponible a lo largo de todo el proyecto.
  • Hay mayor intimidad y confianza para tratar temas y problemas especiales o confidenciales.
  • El consultor se compromete con los objetivos y resultados deseados.
  • El consultor les va ayudando a resolver específicamente sus problemas.
Desventajas de los Empresarios y Directivos de una Empresa al:
Tomar Capacitación

  • La información es general para todos los asistentes.
  • Al regresar del evento ellos mismos tienen que traducir la información recibida y tratar de aplicarla en su empresa.
Contratar a un consultor

  • Se pueden requerir varios consultores para atender adecuadamente diferentes áreas.
  • Relativamente más costoso. Mayor costo inicial, pero mayores ingresos y beneficios a corto y mediano plazo.
  • Se puede crear dependencia de los consultores si ellos no están dispuestos a aprender a hacerlo por sí mismos en el mediano plazo.
  • Los resultados pueden verse a largo plazo si ellos no tienen la habilidad de exigir compromiso real del consultor, para involucrarse plenamente en los problemas.
  • Uno puede creer que el consultor lo hará todo por la empresa una vez que lo hayan contratado.

Aun cuando todos los empresarios y directivos necesitan en muchas ocasiones consultores que les ayuden a resolver sus problemas, a lo largo de este libro nos concentraremos en los empresarios y directivos que contratan o desean contratar servicios de consultoría.

De hecho, la cultura empresarial del siglo XXI requiere una mayor madurez en materia de consultoría y capacitación, tanto de las empresas que lo requieren como de las personas físicas y morales que brindan este servicio.

El que una empresa se decidiera a esperar a que por sí misma (con sus conocimientos, experiencia y recursos) pudiera desarrollar las técnicas y metodologías directivas, administrativas y operativas que requiere para competir exitosamente en el mercado, puede ser un proceso lento y en ocasiones lleno de contratiempos.

Imagine por un instante cómo podría una empresa mantenerse actualizada y a la vanguardia si no tuviera asesoría sobre:

  • Instalación, operación y mantenimiento de una red de cómputo.
  • Uso de software especializado para control interno y para comunicación con clientes, colaboradores y proveedores.
  • Estrategias fiscales.
  • Selección, compra y renovación de maquinaria y equipo.
  • Planes de mercadotecnia.
  • Administración logística y manejo de almacenes e inventarios.
  • Sistemas de Justo a Tiempo.
  • Diseño e implantación del Sistema de Calidad basado en las NORMAS ISO 9000.
  • Sistemas de Administración Ambiental basado en las Normas ISO 14000
  • Diagnósticos de Competitividad.
  • Diseño e Implantación del Sistema de Competitividad.
  • Renovación de Cultura Organizacional.
  • Implantación de un Proceso de Planeación Estratégica.
  • Implantación de Proyectos de Mejora.
  • Elaboración de Manuales de Políticas y Procedimientos.
  • Planes y Programas de capacitación en base a detección de necesidades.
  • Comercio Internacional.
  • Reingeniería de Procesos.
  • Etc.

Empresa Autodiseñada Vs. Empresa Normalizada

El hecho de que una empresa exista en el mercado no significa necesariamente que es una señora empresa que funciona de una manera normal. Hay una gran diferencia entre una empresa autodiseñada y una empresa normalizada.

Tema
Empresa Autodiseñada
Empresa Normalizada
Cliente(s)
  • Todos son bienvenidos.
  • Selecciona a sus clientes y sus nichos.
Mercado(s)
  • Indefinidos.
  • Heterogéneos.
  • Bien identificados.
  • Homogéneos.
Producto(s)
  • Clásicos.
  • Con tendencia a la obsolescencia.
  • Rentables.
  • Con ciclos de vida definidos.
  • En desarrollo.
Estructura Organizacional
  • Todos obedecen al “Jefe”.
  • Con niveles jerárquicos que muestran niveles de autoridad y responsabilidad.
Objetivos anuales, estrategias y programas de trabajo
  • Si los hay, son informales.
  • Basados en los resultados y pretensiones de la empresa.
  • Generados a través de un proceso de planeación estratégica.
Presupuesto(s)
  • Se gasta en lo que se necesita “Urgentemente”
  • Asignados anualmente en función de la contribución de cada área y plan al negocio.
Políticas y Procedimientos
  • Informales, basada(o)s en las costumbres de la empresa.
  • Documentado(s) en manuales controlados.
Capacitación
  • ¿Hace falta?
  • Impartida en base a la detección de necesidades de capacitación.
  • Existen metas por persona.
  • Hay un programa anual.
Conocimiento de competidores
  • Nulo o casi nulo.
  • Bien documentado. Hay expedientes que se actualizan constantemente.
Evaluación de resultados
  • “Creo que vamos bien”
  • “Hay algunos problemas”.
  • Se califican objetivos e indicadores mensual, trimestral y anualmente.
Evaluación de desempeño del personal
  • Aumento de salario, igual para todos.
  • Basado en parámetros cuantificables que incluyen resultados, capacitación y aportación de ideas.
Descripciones de puesto
  • Haz todo lo que se vaya necesitando.
  • Cada cual conoce sus funciones y responsabilidades.
Planes de mejora
  • Los buenos deseos de este año son…
  • Desarrollados en base a prioridades
  • Monitoreados sus avances mensualmente.
Cultura organizacional
  • Orientada al confort.
  • Orientada a resultados y al incremento de competitividad.
Innovación
  • Escasa y en manos del “Dueño”
  • Existen áreas y presupuestos para investigación y desarrollo.
Empowerment
  • Solo el “Jefe” hace bien las cosas.
  • Todos trabajan en equipo y delegan actividades en los siguientes niveles jerárquicos.
Procesos
  • Desbalanceados.
  • Burocráticos
  • Ineficientes.
  • Funcionales.
  • Rediseñados.
Ingreso Per cápita
  • Bajo (US$/Empleado).
  • Alto (US$/Empleado).
Tasa de crecimiento anual real sin inflación
  • Baja
  • Con recesión y tendencias negativas.
  • Positiva.
  • En aumento.

¿Qué tipo de empresa es la suya? ¿Autodiseñada o Normalizada?

Si una empresa quiere ser competitiva, en primer lugar necesita normalizar su administración y su operación.

Por supuesto, la necesidad, las circunstancias, las exigencias del mercado, los resultados de negocio, los avances tecnológicos y la competencia han hecho que las empresas poco a poco vayan contratando la gente experta en algún tema para que se vayan incorporando a su propia estructura organizacional. Ahora debido a estas necesidades es común ver puestos de Informática, Logística, Reingeniería, Planeación, Mercadotecnia, Merchandising, Aseguramiento de Calidad, ISO 9000, Servicio a clientes, Nuevos Negocios, Auditoría, etc.

Muchas de estas personas contratadas fungen actualmente como asesores internos y de planta en la empresa. Algunos llegaron como asesores externos y se quedaron. Otros más, allí se hicieron consultores o mejoraron sus conocimientos y de allí en un futuro se independizaran. Los demás se quedarán en esa u otra empresa acumulando conocimientos, perfeccionándose en el puesto que desempeñan y ascendiendo poco a poco en la difícil pirámide organizacional.

A su vez los consultores brindarán mejores productos y servicios en función de las exigencias y madurez de las empresas y del incremento constante de su propio nivel de competitividad. Los resultados cuantitativos (ventas, utilidades, número de empresas, retención de empresas, número de proyectos, horas de consultoría, innovación de modelos, etc. ) y los resultados cualitativos (imagen, prestigio, recomendación de los clientes, efectividad de los modelos directivos, administrativos y operativos de asesoría, impacto en el crecimiento y desarrollo de los clientes, madurez personal, profesionalismo, efectividad, etc.) darán como beneficio satisfacción a las empresas atendidas, satisfacción a los colaboradores del despacho de consultoría y satisfacción a los propios consultores.

Finalmente más allá del uso o no de servicios de consultoría lo importante para la empresa es la obtención de resultados que satisfarán tanto a los clientes como a los colaboradores y a los accionistas.

“De seguro te agotarás, tanto tu como este pueblo que está contigo,
porque 
este negocio es una carga demasiado grande para ti.
No puedes hacerlo tu solo”.
 Éxodo 18:18

Firma Bloog