Obtén un buen servicio de asesoría – paso 2 de 5

agenda-1355316_1920

SEGUNDO PASO: DETECCIÓN DE NECESIDADES

El propósito de la detección de necesidades es tener información de primera mano que le permita al consultor hacer una propuesta más realista.

Dependiendo del tipo de proyecto este paso es opcional para algunos consultores que desean tener mayor información acerca de las necesidades y expectativas de la empresa. Incluso, para la empresa este paso de detección le ayuda a mostrar al consultor la situación actual de tal forma que él pueda hacer un diagnóstico más realista.

Como todavía en este paso no se le ha contratado al consultor, podría ser conveniente que la información confidencial todavía no le sea proporcionada o bien que el consultor firme una carta donde prometa mantener la información recopilada como confidencial.

Las actividades que el consultor realiza principalmente en esta detección de necesidades son:

  •  Entrevistar a los directivos y gerentes de Área que van a estar ligados directamente al proyecto.
  • Hacer un recorrido por todas las instalaciones de la empresa.
  • Respirar el ambiente laboral y moral dentro de la empresa.
  • Identificar la ubicación y cantidad de instalaciones.
  • Revisar reportes, estadísticas, registros y evidencias del funcionamiento de la empresa.
  • Entrevistar aleatoriamente a personal de diferentes niveles jerárquicos.
  • Hacer una evaluación administrativa y/o una auditoría de diagnóstico.
  • Reconocer la cultura organizacional de la empresa.
  • Reconocer los antecedentes, madurez y proyección de la empresa.

Cuando este segundo paso el consultor lo considera importante de realizar, él también determinará si esta actividad extraordinaria de tiempo y esfuerzo se debe de cobrar a la empresa. En algunos casos, el consultor ve esta detección de necesidades como parte de su costo de promoción y lo absorbe él mismo. En otros casos, el consultor ve esta detección de necesidades como su primer trabajo para la empresa, pues en ella da un diagnóstico preciso de la situación de la empresa y proporciona un tratamiento adecuado, y puede decidir por tanto cobrárselo a la empresa en caso de no ser él el consultor contratado. Cuando él sea el consultor seleccionado, puede amortizarlo dentro del costo total del proyecto.

También en este segundo paso, el consultor una vez realizada la detección de necesidades, podría decidir no presentar una propuesta a la empresa debido a la no viabilidad, a la no disposición de la empresa o a la incapacidad propia del consultor para resolver el problema.

Firma Bloog