Desarrollo Humano | Cómo hacer redituable la capacitación del personal

Como empresario o directivo de una organización, seguramente una de sus máximas preocupaciones está en alcanzar los mejores rendimientos de su empresa. Sabe que para lograrlo, todos los recursos que se emplean deben estar en las mejores condiciones de funcionamiento; por lo que su mantenimiento es de vital importancia.

La mayoría de las empresas cuenta con programas de mantenimiento preventivo y correctivo de su maquinaria y equipo, cuyos resultados se miden objetivamente en el rendimiento que proporcionan

Pero en el caso de los recursos humanos, la situación es muy diferente. La prioridad de los cursos de capacitación y entrenamiento es muy baja, quizás porque la forma de medir su efectividad es muy subjetiva.

En mi experiencia de más de dos décadas dando cursos de capacitación, en temas de liderazgo, habilidades gerenciales, ventas, servicio al cliente, etc. en varias empresas de clase mundial, para que el presupuesto destinado a este rubro sea una inversión redituable, es conveniente que los cursos estén diseñados para generar cambios desde la manera de pensar de los participantes, hasta sus comportamientos y actitudes que redunden en mejores resultados.

Para ello, el diseño de los cursos debe basarse en la premisa de que los RESULTADOS del desempeño de un directivo o empleado, son producto de sus ACCIONES y que éstas dependen de sus CREENCIAS.

Una metodología efectiva de aprendizaje que pretenda como fin ulterior, mejorar los resultados de quienes asisten a un curso, debe empezar por:

  1. Identificar las CREENCIAS o paradigmas tradicionales que las personas han aprendido desde niños que limitan su desempeño en el tema central del curso.
  2. Sustituirlos por creencias que los capaciten para ejecutar mejores ACCIONES, costumbres y actitudes.
  3. Contar con FORMATOS que permitan a los participantes el diseño de planes de acción para la aplicación de los aprendizajes a su vida diaria laboral y/o personal.
  4. Que los PLANES de acción sean revisados y ajustados por sus jefes inmediatos para generar un mayor compromiso del empleado para el cumplimiento de sus planes.
  5. Contar con un INCENTIVO para los participantes que cubran un 80% o más de las horas de los cursos y presenten sus compromisos de aplicación, firmados por sus jefes inmediatos.
Entonces:

¿Cómo puedo ver reflejado el dinero y esfuerzo empleados a la capacitación?                                ¿Cómo se verá reflejada en la mejora del rendimiento y los resultados del personal?

¡Llámanos! y has una cita para poder ayudarte a obtener los resultados deseados, con nuestras metodologías comprobadas por más de 30 años.