Estrategias Empresariales | 10 Consejos-30 años de experiencia en Consultoría

somos2 (2)

Hola mis amigos, Probablemente ustedes así como la mayoría de las organizaciones ahora que está pensando en el próximo año, ya tienen claramente definidos tanto sus objetivos cuantitativos como sus proyectos respectivos que van a implementar para alcanzar dichos objetivos, ¿verdad? ¿Ya pusieron en sus metas más ventas, más utilidades, más clientes, más productos, más de todo lo bueno que necesita la organización para seguir siendo sana en el corto y en largo plazo? Qué bueno, pues es innato el deseo del ser humano de estar en mejores condiciones al paso del tiempo.

Sin embargo, por nuestra experiencia acumulada en la consultoría ya por más 30 años y por nuestra vivencia en dirigir muchos procesos de planeación estratégica con nuestros clientes a lo largo de este tiempo, empresas de muchos giros y tamaños. Les puedo decir que aunque ustedes tengan ya planteados algunos objetivos, hay una gran diferencia con el enfoque y profundidad de los objetivos generados con una metodología formal de alto impacto como la de GRUPO ALBE (Modelo PLANES® y  Modelo Tablero de Control), pues siempre se detectan nuevos objetivos y nuevas oportunidades, e inevitablemente el proceso de consultoría genera una gran aportación de ideas, el descubrimiento de grandes océanos azules y al final del camino un gran compromiso por parte del equipo directivo y de los colaboradores para cumplir con los nuevos retos planteados.

Por eso y apegado a nuestra propuesta de valor de GRUPO ALBE, me gustaría compartir contigo algunos consejos prácticos en materia de consultoría y planeación estratégica de largo plazo que hemos destilado al paso de los años. Estoy seguro que algunos de ellos junto con tu propia experiencia empresarial te seguirán ayudando a tener una mejor posición competitiva en el mercado.

  1. De los objetivos estratégicos. Formalízalos por medio de indicadores, metas y responsables de cumplimiento. Revisa sus correspondientes resultados cuando menos una vez al mes por medio de una junta multidisciplinaria con tu equipo directivo. No es suficiente con platicarlos y comentarlos de vez en cuando, hay que documentarlos, publicarlos y esforzarse por cumplirlos.
  2. De los proyectos de mejora. Genera pocos pero significativos proyectos de mejora en que participen de forma multidisciplinaria los miembros del equipo directivo y los colaboradores de la organización. No te confíes de los buenos resultados obtenidos en el pasado, siempre hay que seguir un paso adelante (de los competidores o de nosotros mismos).
  3. Del proceso de comercialización. Sigue asignando los recursos necesarios para que el motor de la organización (el proceso responsable de la generación de ingresos) tenga cimientos fuertes y siga consolidándose. Nunca es suficiente, siempre hay que aprovechar las tendencias del mercado, ofrecer mejores productos, superar el servicio y la atención a los clientes, seguir puliendo la relación costo – beneficios para el cliente.
  4. Del cliente. Sigue entendiendo sus necesidades, sigue ofreciendo productos compatibles con sus necesidades, sigue innovando y sigue monitoreando a tus competidores. No te alejes del cliente porque siempre hay algún oferente más cariñoso que está dispuesto a ofrecer mejores valores agregados.
  5. De los colaboradores. Sigue contratando y desarrollando gente competente. No te conformes con menos pues el capital intelectual es muchas veces el mayor activo de las organizaciones. Nunca te rindas en la búsqueda del mejor talento para tu organización. Si tus familiares y amigos son competentes serán una gran bendición para tu organización, pero sino, pueden ser un gran riesgo para el desempeño de tu organización. Y por supuesto, a veces hay que asignar recursos para la capacitación de tus colaboradores. Es más costoso tenerlos incompetentes que competentes.
  6. Del desempeño financiero. Sigue vigilando continuamente la relación ingresos y egresos, sin descuidar la inversión necesaria para tener sustentabilidad económica en el largo plazo. No ordeñes demasiado el negocio porque te puedes quedar sin vaca en el corto y en el mediano plazo.
  7. De los brazos derechos. Recuerda que todas las personas somos finitas y estamos expuestas a múltiples circunstancias en la vida que nos pueden impedir continuar ejerciendo un puesto en particular. Por lo tanto, para todas las personas que cada vez van teniendo una mayor importancia relativa dentro de tu organización es necesario que de forma institucional vayan preparando personas competentes que vayan escalando la jerarquía organizacional. No pienses que las personas son eternas. Recuerda que encontrar o desarrollar buenos brazos derechos sustitutos requiere a veces mucho tiempo.
  8. De las barreras de entrada y de salida del negocio. Hacer negocios requiere de la capacidad de los empresarios para balancear una organización que genera continuamente utilidades con la aceptación implícita de los diferentes riesgos empresariales. Cuida el “know how” de tu organización, incrementa las barreras de entrada para que otros competidores no te compitan con tus propias estrategias e incrementa las barreras de salida para que otras partes interesadas (clientes, colaboradores, proveedores) sigan contigo y les sea muy costoso abandonar tu organización y te puedan competir. Recompensa la lealtad y desincentiva la deslealtad.
  9. Del aprendizaje. Contrata los servicios de gente y consultores que sepan más que tú y que tengan una vocación de enseñanza para compartir sus conocimientos y experiencia. No te conformes con el autoaprendizaje de libros, cursos, diplomados o de la experiencia acumulada porque puede ser lento e insuficiente.
  10. De la compatibilidad. Escucha los consejos de gente y consultores que te entiendan y sean compatibles con tu pensamiento, tus metas y tu personalidad empresariales. No olvides que la química con tus consultores fomenta relaciones duraderas de largo plazo.

Por supuesto, las organizaciones al paso del tiempo necesitan mejorar sus pensamientos y sus prácticas empresariales para que puedan hacer una diferencia significativa en sus correspondientes mercados y alcancen su visión y su misión. No pueden simplemente seguir viviendo de la misma forma que en años anteriores, pues hasta las organizaciones exitosas que dejan de renovarse y mejorar su estrategia empresarial y oferta al mercado se van autodestruyendo (de acuerdo a la segunda ley de la termodinámica y a las leyes económicas del capitalismo).

Por eso amigos, en GRUPO ALBE desde hace 30 años hemos venido:

  • Mejorando la calidad y efectividad de nuestras metodologías.
  • Incrementando la competencia técnica y humana de nuestros instructores y consultores.
  • Reforzando el compromiso con el crecimiento económico y el desarrollo organizacional de nuestros clientes.
  • Difundiendo el éxito de nuestros clientes, nuestras prácticas empresariales y nuestro propio desempeño empresarial.

Y cada año que pase en GRUPO ALBE nos seguiremos esforzando por seguir cumpliendo de una mejor manera nuestra disciplina de negocio: “Incrementamos el valor y potencial de tu empresa”. Esperamos que muy pronto tengas la oportunidad de ser parte de nuestra cartera de clientes satisfechos, te esperamos con los brazos abiertos ofreciendo nuestra experiencia de 30 años en el diseño e implementación de proyectos:

Firma Bloog