ISO 31000 | Minimizando riesgos y maximizando resultados.

Minimizando riesgos y maximizando resultados con un GOBIERNO CORPORATIVO EN LAS ORGANIZACIONES PYMES. 1ra.parte

“Todos somos ignorantes,

pero no todos ignoramos las mismas cosas”

Albert Einstein

La mayoría de la gente conocemos la famosa frase “Uno para todos y todos para uno” que acuñó Alejandro Dumas para las posteridad en su amena historia de los tres mosqueteros. Cada vez que la escucho, recuerdo a Athos, Porthos, Aramis y Dartagnan y pienso en el gran privilegio de contar con amigos que siempre están dispuestos a luchar codo con codo ante todas las adversidades y dar incluso hasta la vida para defender a sus amigos.

El problema de uno es el problema de todos, el enemigo de uno es el enemigo de todos. ¿No le parece que, además de poético, es práctico tener amigos, socios, clientes, colaboradores, consultores, proveedores y consejeros que siempre lo acompañen a enfrentar los retos de su vida personal y empresarial? ¿No le parece que siempre son mejores tres que uno ante las adversidades y ante la lucha diaria por conquistar el éxito? ¿No se siente usted más fuerte y valiente cuando sabe que junto a usted hay personas que lo quieren y que están dispuestos a dar la vida por usted si es necesario? ¿No le parece a usted que por amor, amistad y reciprocidad, lo que otros están dispuestos a hacer por usted, también usted está dispuesto a hacer por ellos?

¿Por qué no cierra los ojos e imagina, en lo más profundo de su ser, lo que significa o puede significar para usted la frase “uno para todos y todos para uno? ¿Cuenta usted, en su vida personal, laboral o empresarial con sus mosqueteros personales? ¿Es usted un mosquetero leal para con sus amigos en las buenas y en las malas? Es poderoso y emocionante saberse querido y protegido y ser parte de un equipo sólido que siempre está listo para acompañarlo en todas sus aventuras, independientemente de si a veces gana o si a veces pierde.

Todos ellos buscando que su empresa minimice los diferentes riesgos empresariales y maximice los resultados que le permitirán tener continuidad de su negocio.

Trayendo esta analogía de los tres mosqueteros al siglo XXI, al plano empresarial, necesitamos responder las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué se necesitan consejeros empresariales?
  • ¿Cómo se pueden conseguir excelentes consejeros empresariales?

Vayamos por partes, como decía el Dr. Frankenstein.

¿Para qué se necesitan consejeros empresariales?

En todas partes donde se encuentre un ser humano, necesita consejos útiles porque siempre tiene necesidades que satisfacer, planes que cumplir y riesgos que afrontar. En la casa, en el hogar, en la comunidad, en el trabajo, en la escuela y en todas partes donde nos encontremos, necesitamos un equipo de consejeros competentes y unidos, siempre listos para ayudarnos a enfrentar retos y aventuras. En este artículo nos centraremos en las empresas y organizaciones PyMES, en el gobierno corporativo y en las razones y beneficios para utilizar Consejeros Empresariales.

Obviamente, aunque existen retos que se pueden enfrentar de manera individual, la organización, tarde o temprano, necesitará rodearse de consejeros competentes que, de forma entusiasta, formen parte del Consejo de Administración. Sola o acompañada, la organización debe ser valiente para vencer a los Goliats empresariales de la competitividad, el crecimiento económico y el desarrollo organizacional.

Por supuesto, lo valioso para la organización es tener una fuente inagotable de ideas, sugerencias, propuestas, mejoras, cuestionamientos, información y retroalimentación. Si, de manera natural, la organización es capaz de escuchar, seleccionar y de aplicar todo este cúmulo de sugerencias, seguramente su desempeño será muchísimo mejor que el de una organización que solamente tiene un líder protagonista que acapara los reflectores de las ideas.

El proceso de enriquecimiento de ideas de una empresa PyME empieza con el fundador, la esposa y los socios. Continúa con el contador, los gerentes, los consultores y con la formalización de las reuniones mensuales del equipo directivo (Alta Dirección); y concluye con la formalización de un Consejo de Administración, conformado por los dueños y sus herederos, así como algunos consejeros independientes. Del cien por ciento de las organizaciones, sólo un porcentaje menor llega hasta el final del proceso de conformación de su Gobierno Corporativo. A veces suceden cosas extrañas, empresarialmente hablando.

Hay empresas pequeñas que venden pocos millones de pesos al año, pero con un excelente Gobierno Corporativo. Y hay empresas grandes, pero con un pésimo gobierno corporativo.  ¿Dónde está la diferencia? No en los ingresos ni en las utilidades ni en la cantidad de personas que trabajan en la compañía, sino en la mentalidad de sus fundadores y en la capacidad para ceder, de manera inteligente, el poder, el control, las riendas y el futuro de su organización.

Si repasamos un poco la historia, nos daremos cuenta de que en todas las culturas y en todas las épocas, ha habido grandes líderes que han sabido rodearse de gente competente que, de manera incansable, les aportaron sus consejos. Y aquellos líderes que, además de su carisma y de sus cualidades naturales de liderazgo, han sido humildes para rodearse de gente más inteligente que ellos y de generar más ideas innovadoras, han tomado mejores decisiones. En el pasado hubo faraones, reyes y césares. Hoy hay presidentes, directores y gerentes generales. En el pasado hubo cortes, senados y consejos de ancianos. Hoy hay Asambleas de Accionistas, Consejos de Administración y Alta Dirección. Y la sociedad y los nuevos inversionistas confían más en una organización con Gobierno Corporativo que en organizaciones que dependen de una sola persona.

En un caso extremo, cuando se incapacita o muere el dueño, también se incapacita o muere la organización. ¿Conoce usted algún caso así? ¿Está su organización en una situación igualmente crítica y vulnerable que solamente depende de usted y/o de unas cuantas personas? ¿Puede haber continuidad de su negocio si hubiese algún incidente grave para su líder?

La moraleja es clara. Si usted tiene una organización PyME, vaya mejorando su Gobierno Corporativo poco a poco: vaya generando brazos derechos para cada puesto clave, vaya capacitando a su relevo, vaya conformando reuniones mensuales con su equipo directivo para revisar los resultados estratégicos (Alta Administración) y, finalmente, vaya conformando su pequeño o grande Consejo de Administración invitando a consejeros independientes que le den alto valor agregado a su empresa, después podrá decidir si emitir deuda o ser una empresa pública es una opción para usted. Para todo este proceso de mejoramiento de su Gobierno Corporativo y/o la ejecución de proyectos de capacitación y consultoría, Grupo Albe está a sus órdenes (www.GrupoAlbe.com)

Por supuesto se entendería que, con un Gobierno Corporativo, tanto los consejeros como los propios líderes de las organizaciones comparten las responsabilidades del éxito o fracaso de sus decisiones, independientemente de que haya diferencia entre las funciones de cada una de las partes que conforman el Gobierno Corporativo. Así, el Consejo de Administración tiene la responsabilidad de gobernar, el Director General tiene la responsabilidad de administrar y los Directores y Gerentes tienen la responsabilidad de  operar.

En Grupo Albe Consultoría, te apoyamos con servicios de capacitación, consultoría y coaching empresarial. ¡Llámanos inmediatamente! #GrupoAlbe.

Somos expertos en planeación estratégica, estrategia comercial, gobierno corporativo, desarrollo de puntos de venta, sucursales y franquicias, marketing digital, redes sociales, manuales de políticas y procedimientos, procesos, reingeniería de negocios, desarrollo humano y desarrollo empresarial.


¡LLÁMANOS!  AHORA PARA HACER UNA CITA NO ESPERES MÁS
COMPARTE ESTE CONTENIDO CON TU COMUNIDAD EN REDES SOCIALES DANDO CLIC EN LOS BOTONES DE ABAJO

Firma Bloog

Curso elaboración de manuales