Emprendedores | ¿Es mi marca franquiciable? 1a.parte

Mario Ángel Pérez Carbajal

“Sin trabajo duro nada crece, excepto las malas hierbas”

Gordon Hinckley.

  • ¿Alguna vez se te ha ocurrido franquiciar tu concepto de negocio?
  • ¿Cómo saber si tu negocio se puede franquiciar?

Con frecuencia, mis amigos directores de empresas me preguntan: “Mario, ¿cómo puedo saber si mi negocio tiene potencial para crecer?” “¿Qué otras formas tengo para hacer que mi negocio crezca pero sin que yo pierda el control?” Y una de las respuestas que con más frecuencia les doy es: “¿Has considerado la posibilidad de franquiciar tu concepto?”. ¿Que qué? ¿Eso cómo se come? ¿En qué consiste eso de franquiciar?

Bueno, pues en términos muy sencillos, se refiere a que  tu idea se pueda repetir de forma exacta, en diferentes entornos y bajo ciertas características legales y comerciales.

Por supuesto, existen diversas definiciones de una franquicia e, incluso, existe una en términos legales pero, antes de meternos en definiciones, te puedo comentar que para que tu negocio tenga la posibilidad de crecer bajo el contexto de una franquicia, tenemos que revisar algunos temas concernientes al antecedente de franquiciar y éstos tienen que ver justamente con el potencial de tu negocio.

Para comenzar, podemos revisar algo que, en lo personal, yo llamo diagnóstico de franquiciabilidad y consiste en ver tu negocio desde distintas perspectivas para tener una idea muy cercana a la realidad del verdadero potencial de tu negocio en el contexto de una franquicia.

Entonces revisaremos:

Según la imagen anterior y para fines del presente artículo únicamente revisaremos el Qué, el Quién y los procesos.

El diseño de bienes y servicios

En el diseño de bienes y servicios se encuentra parte de la esencia del concepto de franquicia, es decir: ¿Qué es lo que queremos ofrecer? ¿Servicios? ¿Productos? ¿Ambos? En el estricto sentido de la palabra, ¿qué es lo que tendremos que repetir para considerarlo la esencia de nuestra franquicia?

Dentro de tu organización debemos evaluar la selección, definición y el diseño de productos o servicios. A este proceso lo llamaremos estrategia de productos y servicios.

La selección de productos se refiere a seleccionar el bien o servicio que cubra las necesidades de tus clientes. Evidentemente, es importante conocer los ciclos de vida de los productos ya que esto te dará un parámetro bastante importante de si es o no adecuado tenerlo en el mercado, en el nuevo concepto de franquicia. Los productos nacen, viven y mueren.

Sin embargo, resulta de gran ayuda saber que, durante la vida de un producto, existen cuatro etapas que son: Introducción, crecimiento, madurez y declinación. El ciclo de vida de un producto puede durar unas cuantas horas, como es el caso del periódico, meses, como es el caso de la ropa de temporada o de las computadoras personales, años, como el videocasete o las cintas, o  décadas, como el clásico “vochito” de la Volkswagen.

Lo importante es saber en cuál etapa se encuentra nuestro producto o servicio para, entonces, trazar un plan de acción de acuerdo con ese ciclo de vida. Uno de los tradicionales planes de acción es el desarrollo de producto y el análisis de los productos de acuerdo con su participación y aportación al flujo de efectivo y, por supuesto, con el margen de utilidad.

Una forma sencilla en la que puedes evaluar la posibilidad de desarrollo o creación de un nuevo producto es dando los siguientes pasos:

  • Establecer un equipo de desarrollo de productos
  • Recopilar ideas de numerosos medios (entorno de tu negocio, competencia, ideas nuevas, etc.)
  • Determinar si la empresa posee la capacidad para crear,  desarrollar, comprar e incorporar nuevos productos
  • Establecer los requerimientos del consumidor con respecto al entorno de nuestro negocio
  • Recopilar especificaciones y funcionalidades del producto
  • Diseñar el producto o, en su caso, conseguirlo
  • Hacer pruebas de mercado para verificar que el producto cumple con las expectativas de los clientes
  • Introducción al mercado
  • Evaluación del impacto: ¿Fue un éxito? ¿Está bien enfocado? ¿Repetimos el proceso?

También es de gran utilidad revisar tus productos en base a su aportación a las utilidades, a la imagen de tu empresa y, por supuesto, a los costos de administración del mismo. ¡No te imaginas las sorpresas que te llevarás! Por supuesto, espero que sean gratas sorpresas.

Sin embargo, el revisar los productos de forma un tanto financiero, en combinación con la clarificación de tus productos con una visión de franquicia, te dará uno de los factores más importantes del diagnóstico: El potencial comercial de tu producto fuera de su entorno.

El modelo de negocio denominado “franquicia” empieza en la mente de los emprendedores y en la visualización de contar con una red de inversionistas (franquiciatarios) interesados y comprometidos en el mutuo éxito de la marca en los mercados.

En Grupo Albe Consultoría, te apoyamos con servicios de capacitación, consultoría y coaching empresarial. ¡Llámanos inmediatamente! #GrupoAlbe.

Somos expertos en planeación estratégica, estrategia comercial, desarrollo de puntos de venta, sucursales y franquicias, marketing digital, redes sociales, manuales de políticas y procedimientos, procesos, desarrollo humano y desarrollo empresarial.


¡LLÁMANOS!  AHORA PARA HACER UNA CITA NO ESPERES MÁS

COMPARTE ESTE CONTENIDO CON TU COMUNIDAD EN REDES SOCIALES DANDO CLIC EN LOS BOTONES DE ABAJO