Cómo convertir la propuesta de valor en un proceso empresarial

La propuesta de valor debe plantear desde el punto de vista del cliente los elementos diferenciadores que harán que compren mi producto o servicio entre las diversas opciones que ofrece el mercado.

El estudio de mercado y de la competencia serán la principal herramienta, ya que acudiremos al consumidor para que sea crítico de mi producto o servicio, él evaluará que es lo que ha realizado mi empresa y la competencia correcta e incorrectamente, con la finalidad de afinar la propuesta acorde a los segmentos más representativos de clientes.

La manera más sencilla de conocer al consumidor es preguntándole, mediante entrevistas, encuestas, etc., sobre aspectos que le pueden interesar en un producto no basta con ofrecer un auto económico, tengo que conocer que busca el consumidor adicionalmente: confort, estatus, marca, color, diseño, entre otros aspectos.

¿Cómo pensar en emprendimientos globales con mayor posibilidad de escalamiento?

En mercados globalizados en los que se ha favorecido la importación y exportación de bienes y servicios, es importante atender necesidades locales con perspectiva global, es decir, ver si en otros mercados nuestra idea podría tener éxito y hacer crecer nuestra empresa. Por ejemplo, si soy aguacatero puedo pensar en la exportación a Estados Unidos o Japón aprovechando los tratados de libre comercio.

Un producto o servicio entre mayor grado de tecnología tenga es decir implique procesos más complejos, productos o servicios más especializados,  será más difícil de imitar y por consiguiente tiene mayores posibilidades de éxito a largo plazo. Por ejemplo, si como empresa produzco aguacates puedo ver la manera de tener una producción tecnificada en cuanto a sistemas de riego, almacenamiento y pensar en distribuirlo por medio de autoservicios o al extranjero.

¿Cómo definir con los socios – colaboradores un idioma común de negocio?

Es indispensable definir con las personas que trabajaremos nuestro proyecto de negocio: flujos de una comunicación, definición de tiempos a dedicar, recursos a otorgar, ya que en las primeras etapas con la euforia de un proyecto o emprender se llegan a presuponer puntos que en un futuro pueden llevar al éxito o fracaso del negocio. Por ejemplo, si es un negocio familiar se debe de reunir para tener estatutos y reglas muy claros para evitar diferencias a futuro.