Cómo incrementar el nivel de competitividad

Todo nuevo progreso requiere un esfuerzo adicional. Sin embargo, el ver resultados inmediatos hace que ese esfuerzo valga la pena y nos motive a seguir adelante. Por ello, es muy importante monitorear de cerca los resultados de la aplicación de estos PRINCIPIOS DE COMPETITIVIDAD, pues se requiere retroalimentar a la organización con evidencia cuantitativa y cualitativa acerca de las mejoras obtenidas. Una buena medicina debe mostrar su efecto de inmediato.

En muchos casos el estrés que ocasiona la falta o la pérdida de competitividad (traducida en falta de ventas, devoluciones de producto, quejas de clientes, rotación de personal, exceso de gastos, conflictos internos, islas de poder, actitudes negativas, y penetración de competidores) es mayor que el esfuerzo dedicado a mejorar. Por ello, cualquier esfuerzo consciente por aplicar los PRINCIPIOS DE COMPETITIVIDAD redundará en beneficios inmediatos para la organización. Si sigue el orden en que aparecen. (1, 2, 3, …, 10) podrá ir poniendo cimientos sólidos a su proceso de mejora sin tanto desgaste.

CÓMO TRADUCIR LOS PRINCIPIOS DE COMPETITIVIDAD EN ACCIÓN

Una vez que la organización ha hecho su autoevaluación de competitividad y ha descubierto los PRINCIPIOS DE COMPETITIVIDAD que le hace falta reforzar, los puede incluir en su estrategia de mejora y puede empezar a trabajar por prioridades según la disponibilidad de tiempo y recursos que desee asignar.

Para facilitar la adopción de estos principios dentro de la organización se han desarrollado DIEZ sencillos pero efectivos PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD que le ayudarán de manera práctica a iniciar o a reforzar su nivel actual de competitividad.

La fuerza individual de cada PROCEDIMIENTO y la interacción de todos ellos facilitarán el incremento de competitividad de una organización.

Estos DIEZ PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD han sido desarrollados, probados y validados en la labor de consultoría de GRUPO ALBE CONSULTORÍA, S.A. DE.C.V, en una diversidad de organizaciones: familiares, pequeñas, medianas, grandes y transnacionales.

A partir de LOS DIEZ PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD y en la medida que la organización vaya evolucionando podrá adecuarlos y reforzarlos según su propia filosofía, conocimientos, experiencia y estilo directivo, pero sin descuidar en ningún momento ninguno de ellos.

Por supuesto, la primera vez que utilice estos PROCEDIMIENTOS, es conveniente respetar cabalmente la secuencia allí presentada, y sobre todo, vivir la gratificante experiencia de dejarlos actuar en la organización.

A pesar de que generalmente un PROCEDIMIENTO puede ser frío e incómodo porque nos obliga a seguir un solo camino, tiene la gran ventaja de que ese camino es un lugar seguro por el cual otras organizaciones ya han transitado, y en muchos casos presenta atajos y opciones más flexibles. ¿Por qué hacerlo imposible cuando se puede hacer fácil?

Los requisitos para que una organización incremente su nivel de competitividad, independientemente de su tamaño, producto y complejidad, son:

  1. Querer mejorar.
  2. Estar dispuesto a adquirir nuevos conocimientos.

Aun cuando es cierto que cuando se ha tocado el fondo la única opción para salir a flote es impulsarse y tomar aire para seguir nadando, también es cierto que después de una amarga experiencia como la de una crisis, la mayoría de las personas y las organizaciones aprenden a ser preventivos y a no repetir los mismos errores. Aplicar estos DIEZ PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD le ayudará a fortalecerse internamente y a disminuir sus niveles de vulnerabilidad.

“Si las entiendes, las cosas son lo que son, si no las entiendes, las cosas son lo que son”

Cada uno de los DIEZ PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD está diseñado para incorporar dentro de la organización cada uno de los DIEZ PRINCIPIOS DE COMPETITIVIDAD.

Aun cuando se podría intentar implantar todos los PROCEDIMIENTOS simultáneamente, es conveniente implantarlos con disciplina, orden y constancia, poco a poco, y de uno en uno conforme aquí se recomienda.

“Roma no se construyó en un día”

Aun cuando los PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD están diseñados para implantarse en una organización o unidad de negocio, hay que buscar y darle el enfoque adecuado para que se perciba el interés o la necesidad del Director / Gerente General y/o el EQUIPO DIRECTIVO por incorporar estos nuevos conceptos. Con una buena disposición y sentido común un Gerente o Responsable de Área podrá adecuarlos a su(s) departamento(s) particular(es) de influencia.

La experiencia muestra que romper la inercia en una organización es difícil, pero una vez que se empiezan a implantar algunos PROCEDIMIENTOS se observa el fenómeno de que la implantación de los subsiguientes PROCEDIMIENTOS ya es más fácil, dado que empiezan a observarse los primeros resultados.

PREMISAS PARA LLEVAR A CABO UNA BUENA IMPLANTACIÓN DE LOS PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD

Con el propósito de asegurar que la implantación de los PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD sea la adecuada para que den los frutos esperados, es conveniente tomar en cuenta las siguientes sugerencias como preparación preliminar del terreno:

  • Que el Gerente General, los Gerentes y los demás responsables de área sean los principales motores y promotores de la competitividad a lo largo y ancho de la organización.
  • Involucrar y mantener informada a la Gente que colabora directamente con la organización acerca de los planes y los avances, dándoles el entrenamiento y apoyo que sea requerido.
  • En el caso de requerir contratar personal, que éste cumpla adecuadamente con el perfil de puesto correspondiente. De preferencia se requiere buena escolaridad y buen nivel de experiencia de los candidatos, para que en lugar de enseñarles a ellos, ellos vengan a enseñarle a la organización los nuevos temas de competitividad que se requiere implantar.
  • No hacerse imitadores de otras organizaciones, sino más bien desarrollar una personalidad propia y diferente del resto de sus competidores. Al Ries y Jack Trout dirían “Hay que Posicionarse en la mente del Cliente”.
  • Aplicar los conocimientos, y experiencia de la gente, así como el sexto sentido y la intuición para adecuar los aspectos no considerados detalladamente en estos PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD. Hacerle caso a la conciencia colectiva ayudará a hacer las cosas correctamente.
  • Ser flexibles y pacientes con las actividades y los tiempos estimados de implantación “Para que cortarlas verdes, si maduras se caen solas”.
  • Aun cuando los DIEZ PROCEDIMIENTOS DE COMPETITIVIDAD son independientes uno de otro, es conveniente por cuestión de importancia irlos implantando según el orden en que aquí aparecen numerados. Van en orden de importancia y por nivel de complejidad. Aunque claro, al ser la organización un sistema, se requiere trabajar simultáneamente en más de un PROCEDIMIENTO DE COMPETITIVIDAD a la vez para mantener el equilibrio y el control empresarial.
  • Cada uno de ellos contribuye directamente con su granito de arena al logro de la MISIÓN de la organización e indirectamente a la implantación de los demás PROCEDIMIENTOS. La interacción de ellos facilita el incremento de competitividad.