¿Cómo rediseñar la estrategia empresarial?

Definiendo los tres siguientes temas:

  1. Las directrices estratégicas de largo plazo:

¿En qué negocio debes estar?

¿Cuál debe ser la visión de tu negocio?

¿Cuál debe ser la misión de tu negocio?

¿Cuál debe ser la disciplina de tu negocio?

¿Cuáles deben ser tus valores organizacionales?

  1. El tablero de control de largo plazo:

¿Cuáles deben ser los objetivos, indicadores y metas estratégicas de cada perspectiva empresarial?

  1. Los proyectos o iniciativas de mejora

¿Cuáles deben ser los programas de trabajo, alineados a los objetivos estratégicos y a las directrices estratégicas.

“Estrategia es el conjunto de resultados y actividades que le aseguran a la organización llegar y mantenerse en la posición de mercado deseada a través del tiempo” Martín G. Álvarez Torres

  • Primer concepto clave: “Los resultados” se derivan del cumplimiento de objetivos, indicadores y metas estratégicas, en las perspectivas financiera, comercial, de procesos, humana y tecnológica del negocio.
  • Segundo concepto clave: “Las actividades” se derivan de la ejecución de proyectos de mejora y programas de trabajo alineados a la consecución de los objetivos estratégicos.
  • Tercer concepto clave: “El dinamismo” se deriva del reacomodo de la organización a los nuevos escenarios geoeconómicos, geopolíticos y geosociales.

La estrategia empresarial responde de forma contundentemente la pregunta ¿Cómo le hace la organización para sobrevivir y seguir creciendo ante las cambiantes circunstancias y tendencias empresariales del medio ambiente externo e interno?

La estrategia empresarial puede estar esbozada de forma informal en la mente de los dueños, de los empresarios, de los directores, o puede estar escrita de manera formal en un documento destilado de un proceso de planeación estartégica.

Obviamente, bajo estas consideraciones de la estrategia empresarial llegamos a varias conclusiones:

  • Primera, todas las organizaciones tienen una estrategia empresarial, sea formalmente o autodefinidamente.
  • Segunda, no todas las estrategias empresariales son igualmente efectivas, algunas son más vulnerables que otras.
  • Tercera, siempre se puede descubrir bajo un método formal una mejor estrategia empresarial.
  • Cuarta, no es suficiente con haber encontrado una vez la mejor estrategia empresarial, el equipo directivo necesita permanentemente mejorar, enriquecer y rediseñar la estrategia empresarial.

En GRUPO ALBE CONSULTORÍA a lo largo de 30 años hemos ido puliendo la metodología que utilizamos con nuestros clientes para “Rediseñar e implantar estrategias empresariales noqueadoras” que les permite estar uno o dos pasos delante de los competidores, y siempre la hemos compartido en nuestros cursos de capacitación y en nuestros servicios de consultoría.

Hablar de estrategia empresarial implica hablar de un plan inteligente que le define a la organización los principales cambios y acciones a implantar, para garantizar su crecimiento y desarrollo organizacional en los próximos años. Es decir, una estrategia empresarial es a la organización lo que el ADN es a los seres vivos, le va diciendo oportunamente que hacer.

Correlación entre directrices estratégicas, tablero de control y proyectos de mejora

  1. Gracias a la estrategia empresarial una organización sabe de manera clara:
  • Cómo ir ajustando el futuro hacia donde quiere llegar (Directrices estratégicas)
  • Los resultados cuantitativos que debe obtener (Objetivos estratégicos)
  • Los proyectos sobre los cuáles invertir (Proyectos de mejora)
  1. La actualización continua de la Estrategia Empresarial es la solución a la sobrevivencia, al crecimiento y al desarrollo organizacional. Como dice Henry Mintzberg a la estrategia diseñada hay que irle agregando la estrategia emergente que va apareciendo en el camino empresarial.
  2. La efectividad de la Estrategia Empresarial radica en el grado real de comprensión y adaptación que la organización tiene del entorno en que se desenvuelve.
  3. Entre mayor sea la visión estratégica del dueño, socios, inversionistas, director general, directores y gerentes y el uso de una metodología formal de planeación estratégica hay más inteligencia y más probabilidades de diseñar e implantar estrategias empresariales noqueadoras. Las estrategias empresariales autodefinidas son una bomba de tiempo porque pueden ser poco efectivas en el mediano y largo plazo y porque no atienden ni entienden los riesgos y oportunidades empresariales.