Principios del Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001:2015 (SGC)

Principio 1: Enfoque al Cliente. La empresa debe tener como principal objetivo buscar siempre la satisfacción de sus clientes y en consecuencia lograr ofrecer productos conforme a sus necesidades, tomando en cuenta que los clientes son cambiantes y cada día más exigentes; pero, al final son la razón de ser de toda empresa.

Principio 2: Liderazgo. El liderazgo es indispensable para que se pueda lograr el propósito y orientación que se tiene en la organización. Los lideres son un factor fundamental para el logro de los objetivos ya que ellos tienen en sus manos la responsabilidad de encaminar el personal a su cargo hacia el cumplimiento de las metas señaladas.

Principio 3: Participación del personal. La motivación que se le genere al personal será clave para el logro de los objetivos, si se cuenta con un personal comprometido, que se sienta reconocido mediante la participación en la aportación de ideas y propuestas de mejora será este personal el que lleve a la organización al logro de sus metas.

Principio 4: Enfoque basado en procesos. Se debe cambiar el enfoque que se tiene en la organización de departamentos o áreas a enfoque de procesos orientados para la gestión de la creación de valor para los clientes.

Principio 5: Mejora. La mejora continua de las actividades generadas dentro de los procesos de la organización debe ser uno de los objetivos permanentes para ésta.

Principio 6: Enfoque basado en hechos para la toma de decisión. Para la toma de decisiones dentro de una organización se debe llevar a cabo un análisis de las situaciones que se presentan y dejar de lado cualquier pensamiento subjetivo. Lo que no se puede medir no se puede controlar, y lo que no se puede controlar es un caos.

Principio 7: Gestión de las Relaciones. Una adecuada gestión “La correcta gestión de las relaciones que la organización tiene para con la sociedad, los socios estratégicos y los proveedores contribuyen al éxito sostenido de la organización”. Es necesario conocer, escuchar y fomentar el desarrollo de las partes interesadas, desarrollando alianzas estratégicas con el objetivo de ser más competitivos y mejorar la productividad, la rentabilidad, y la relación con la sociedad.